jueves, 21 de diciembre de 2017

Novena de Navidad - meditaciones se San Alfonso María de Ligorio día 8 - Se manifestó a todos los hombres la gracia de Dios Salvador nuestro

Novena de Navidad-octavo día, para rezar 23 de diciembre.
MEDITACIONES DE SAN ALFONSO MARIA DE LIGORIO
Para los nueve días antes de la Navidad

Meditación VIII

Se manifestó a todos los hombres la gracia de Dios Salvador nuestro, enseñándonos que vivamos en este siglo piamente, aguardando la esperanza bienaventurada, y el advenimiento glorioso del gran Dios y Salvador Jesucristo. Tito 2, 11.
Apparuit gratia Deu Salvatoris nostri ómnibus hominisbus, erudiens nos ut…pie vivamus in hoc seculo, expectantes beatam spem, et adventum glorias magni Deu, et Salvatoris nostri Jesu Christi.


Considera que por la gracia que aquí se dice manifestada se entiende el entrañado amor de Jesucristo hacia los hombres, amor nunca merecido por nosotros, y por esto se llama gracia.
Este amor por otra parte fue siempre el mismo en Dios, pero no siempre se mostró del mismo modo. Primeramente fue prometido en tantas profecías, y encubierto bajo el velo de tantas figuras.
Más en el nacimiento del Redentor se dejó ver a las claras este amor divino, apareciendo a los hombres el Verbo eterno, niño, recostado sobre el heno, que gemía y temblaba de frío, comenzando ya de esta manera a satisfacer por nosotros las penas que merecíamos, y dando así mismo a conocer el afecto que nos tenía, con dar por nosotros la vida.
Porque, como dice san Juan: En esto hemos conocido la caridad de Dios, en que puso él su vida por nosotros. 1 Jn 3, 16. Se manifestó, pues, el amor de Dios, y se manifestó a todos, ómnibus hominibus. Pero ¿por qué después no le han conocido todos, y todavía hay tantos que no le conocen? El mismo Jesucristo da la razón: Porque los hombres amaron más la tinieblas que la luz. Jn. 3, 19. No le han conocido ni conocen, porque no quieren, estimando en más las tinieblas del pecado, que la luz de la gracia.
Procuremos no ser del número de estos infelices. Si hasta aquí hemos cerrado los ojos a la luz, pensando poco en el amor de Jesucristo, procuremos en los días que nos restan de vida tener siempre delante la vista las penas y la muerte de nuestro Redentor, para amar a quién tanto nos ha amado, “aguardando entre tanto la esperanza bienaventurada y el advenimiento glorioso del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo”.
Así podremos confiar fundadamente, según las divinas promesas, en aquel paraíso que Jesucristo nos ha adquirido con su sangre. En esta primera venida, viene Jesús niño, pobre y envilecido, y dejase ver nacido en un establo, cubierto de pobres mantillas, y reclinando sobre el heno; pero en la segunda venida vendrá de juez sobre un trono de majestad.
¡Dichoso en aquella hora el que le habrá amado, y miserable el que no le haya amado!


Afectos y súplicas.
¡Oh mi santo Niño! Ahora os veo sobre esa paja, pobre, afligido y abandonado; más sé que un día habéis de venir a juzgarme en un solio de resplandores, y cortejado por los ángeles. ¡Ah! Perdonadme, antes que me hayáis de juzgar. Entonces deberéis portaros como Dios de justicia, pero ahora sois para mí Redentor y Padre de misericordia.
Yo ingrato, he sido uno de aquellos que no os han conocido, porque no han querido conoceros; y por esto en vez de pensar en amaros, considerando el amor que me habéis tenido, no he pensado sino en satisfacer mis apetitos, despreciando vuestra gracia y vuestro amor. Esta mi alma, que he perdido, ahora la consigno en vuestras santas manos.
Salvadla, Señor: In manus tuas commendo spiritum meum. En tus manos mi espíritu encomiendo, tú, Yahveh, me rescatas. Dios de verdad. Sal.31, 6.
En Vos pongo, deposito todas mis esperanzas, sabiendo que habéis dado la sangre y la vida por mí, para rescatarme del infierno: Redemisti me, Domine, Deus veritatis. Vos no habéis permitido que yo muriese cuando estaba en pecado, y me habéis esperado con tanta paciencia, para que yo, reconocido, me arrepienta de haberos ofendido, y comience a amaros; y así podáis después perdonarme y salvarme. Sí, Jesús mío, pues perdonarme y salvarme.
Sí, Jesús mío, quiero complaceros: yo me arrepiento sobre todo mal de cuantos disgustos os he causado: me arrepiento, y os amo sobre todas las cosas. Salvadme por vuestra misericordia; y mi salvación sea amaros siempre en esta vida y en la eternidad.
Amada madre mía, María, recomendadme a vuestro Hijo. Hacedle presente que yo soy siervo vuestro, y que en Vos he puesto mi esperanza. Él os oye, y nada os niega.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter