sábado, 23 de diciembre de 2017

Meditaciones para la octava de navidad San Alfonso María de Ligorio 1 - Del Nacimiento de Jesús

Meditación del Nacimiento de Jesús-Navidad
para rezarla el día de Navidad 25 de diciembre.
MEDITACIONES DE SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO
Para la octava de Natividad hasta la Epifanía

Meditación I

Del Nacimiento de Jesús


El nacimiento de Jesucristo trajo una alegría general a todo el mundo. El fue aquel Redentor deseado por tantos años y con tantos suspiros; que por esto fue llamado el Deseado de las gentes, y el deseo de los collados eternos.
Héle; ya ha venido, y ha nacido en una pequeña cueva.
Aquel gozo grande, que el ángel anunció a los pastores, hoy lo anuncia también a nosotros, y nos dice: Ecce evangelizo vobis gaudim magnun, gozo que será para todo el pueblo; porque hoy os es nacido el Salvador del mundo.
¡Que gran fiesta se hace en un reino cuando nace al monarca su primogénito! Pues, mayor fiesta debemos hacer nosotros, viendo nacido al Hijo de Dios que ha venido del cielo a visitarnos, movido de las entrañas de su misericordia.
Nosotros estábamos perdidos, y he aquí que Él ha venido a salvarnos: el Pastor ha venido a salvar a sus ovejuelas de la muerte, dando su vida por amor de ellas. 
El Cordero de Dios ha venido a sacrificarse por alcanzarnos la Divina Gracia, y para hacerse nuestro libertador, nuestra vida, nuestra luz, y aún nuestro alimento en el Santísimo Sacramento.
Dice san Agustín, que por esto Jesucristo al nacer quiso ser puesto en el pesebre donde hallaban pasto los animales; para darnos a entender, que Él se hizo hombre a fin de hacerse Él mismo nuestra comida para la eternidad.
Jesús, en efecto, nace todos los días en el Sacramento por medio del sacerdote y de la consagración. El altar es el pesebre, y allí vamos nosotros a alimentarnos de sus carnes. Alguno habrá que desee tener el santo Niño en los brazos, como le tuvo el santo viejo Simeón; pues cuando comulgamos nos enseña la fe que no solo en los brazos, sí que dentro de nuestro pecho está aquel mismo Jesús que estuvo en el pesebre de Belén; para esto Él ha nacido, para darse todo a nosotros: Parvulus natus est nobis, et Filis datus est nobis.


Afectos y súplicas
Señor, yo soy la oveja que, por andar tras de mis placeres y caprichos, me he perdido miserablemente; más Vos, o Pastor y juntamente Cordero Divino, sois aquel que habéis venido del cielo a salvarme, sacrificándoos cual víctima sobre la cruz en satisfacción de mis pecados.
Si yo, pues, quiero enmendarme, ¿qué debo temer? ¿Por qué no debo confiarlo todo de Vos, mi Salvador, que habéis nacido de intento para salvarme? ¿Qué mayor señal de misericordia podías darme, o Dulce Redentor mío, para inspirarme confianza, que daros Vos mismo?
Yo os he hecho llorar en el establo de Belén; pero si Vos habéis venido a buscarme, yo me arrojo confiado a vuestros pies; y aunque os vea afligido y envilecido en ese pesebre, rechinado sobre la paja, os reconozco por mi Rey y Soberano.
Oigo ya esos vuestros dulces vagidos, que me convidan a amaros, y me piden el corazón.
Aquí le tenéis, Jesús mío. Hoy lo presento a vuestros pies; mudadlo, inflamadlo Vos, que a este fin habéis venido al mundo, para inflamar los corazones con el fuego de vuestro santo amor.
Oigo también que desde ese pesebre me decís: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón. Y yo respondo: ¡Ah! Jesús mío! y si no amo a Vos, que sois mi Dios y Señor, ¿a quién he de amar?
No, amado Señor mío, yo todo me entrego a Vos, y os amo con todo el corazón. Yo os amo, yo os amo, yo os amo.
¡Oh sumo bien, oh único amor de mi alma!
Ea, aceptadme por vuestro en este día y no permitáis que haya de dejar de amaros.
Reina mía, María, os pido por aquel consuelo que tuvisteis la primera vez que mirasteis nacido a vuestro Hijo, y le disteis los primeros abrazos, intercedáis con Él, para que me acepte por hijo, y me encadene para siempre con el don de su santo amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter