viernes, 29 de diciembre de 2017

Meditaciones navidad San Alfonso María de Ligorio 11 - De la pobreza del niño Jesús

Meditación de la pobreza del Niño Jesús
MEDITACIONES DE SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO
Para Natividad hasta la Epifanía.
Meditación XI

De la pobreza del niño Jesús


¡Oh Dios! ¿Quién no compadecería si viese un príncipe hijo de un monarca, nacido tan pobre, que hubiese de albergarse en una cueva húmeda y fría, sin tener lecho ni criados, ni fuego, ni ropas bastantes para calentarlo? ¡Ah Jesús mío! Vos sois, pues, el Hijo del Señor del cielo y de la tierra, Vos sois el que en esta gruta no tenéis otra cosa que un pesebre por cuna, paja por lecho, y unos pobres pañales para cubriros.
Los ángeles están a vuestro rededor para alabaros, pero en nada socorren vuestra pobreza. Redentor mío, cuanto más pobre sois más amable os hacéis, habiendo a este fin abrazado tanta pobreza.
Si nacierais en una habitación regia, si tuvieseis una cuna de oro, si os asistiesen los primeros grandes de la tierra, os atraeríais de los hombres mayor respeto, pero menos amor.
Más ahora esta gruta en que os albergáis, estos viles pañales que os cubren, esta paja que os sirve de cama, este pesebre que es vuestra cuna, ¡Oh! Y como atraen a Vos nuestros corazones, siendo así que os habéis hecho tan pobre para haceros a nosotros mas amable!
“Cuanto por mi más abatido, tanto para mí más amado”, dice San Bernardo.
Os habéis hecho pobre, para enriquecernos con vuestra pobreza, según lo que nos enseña san Pablo: Pues conocéis la generosidad de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, por vosotros se hizo pobre a fin de que os enriquecierais con su pobreza. 2Cor. 8, 9.
En efecto la pobreza de Jesucristo fue para nosotros una gran riqueza; pues que ella nos mueve a adquirirnos los bienes del cielo, despreciando los de la tierra.
¡Ah Jesús mío! esta vuestra pobreza ciertamente ha llevado a muchos Santos a dejarlo todo, riquezas, honores y reinos para ser pobres con Vos. Ea pues, Salvador mío, desprendedme también del afecto a los bienes de la tierra, para que se hecho digno de adquirir vuestro santo amor, y de esta manera poseer a Vos, bien infinito.


Afectos y súplicas
¡Oh! pudiera deciros yo también, santo Niño, con vuestro amado San Francisco: “Dios mío y todas las cosas”; y con David; ¡Que hay para mí en el cielo?” y fuera de Ti ¿qué he querido sobre la tierra? Dios de mi corazón, y mi porción, Dios para siempre.
¿Quién hay para mí en el cielo? Estando contigo no hallo gusto ya en la tierra. Mi carne y mi corazón se consumen: ¡Roca de mi corazón, mi porción, Dios por siempre! Sal. 73m 25, 26
¡Ojalá fuese que de hoy en adelante yo no codiciase otra riqueza que la de vuestro amor; y que este mi corazón no fuera ya dominado más de la vanidad del mundo, sí que Vos sólo fueseis su único Señor, pudiendo comenzar a decir: “Dios de mi corazón, mi porción, Dios para siempre!” ¡Miserable, hasta aquí he buscado los bienes terrenos, y ni he hallado más que espinas y hiel! Mayor satisfacción me causa el hallarme ahora a vuestros pies, para daros gracias y amaros, que contento me han dado todos mis pecados. Un solo temor me aflige, y es que quizá no me habréis aun perdonado; pero vuestras promesas de perdonar al que se arrepiente; el veros hecho tan pobre por mi amor; el sentirme llamado de Vos a amaros; las lágrimas, la sangre que habéis derramado por mí; los dolores, las ignominias, la muerte amarga que por mí habéis sufrido, me consuelan, y me hacen esperar seguramente el perdón. Y si todavía no me habéis perdonado, decidme ¿Qué he de hacer? ¿Queréis que me arrepienta? Yo me arrepiento, pues, con todo mi corazón de haberos despreciado, Jesús mío. ¿Queréis que os ame? Os amo más que a mi mismo. ¿Queréis que yo lo deje todo?
Sí, todo lo dejo, y a Vos solo me entrego, y sé que Vos me aceptáis; de otra manera yo no tendría ni arrepentimiento, ni amor, ni deseo de entregarme a Vos. Pues que me doy a Vos y me aceptáis, no permitáis que este amor entre Vos y yo haya jamás de disolverse.
Madre mía, María, alcanzadme que yo ame siempre a Jesús, y sea amado siempre de Jesús.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter