jueves, 27 de julio de 2017

Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario 11 - Está repitiendo su nochebuena - San Manuel González García

El CORAZÓN DE JESÚS ESTÁ 
REPITIENDO SU NOCHEBUENA
Una gran alegría os anuncio: 
os ha nacido el Salvador.
(Lc 2,10,11)



Cada vez que paso junto a un Sagrario, los ángeles que en torno de él revolotean y adoran podrían cantarme como en la Nochebuena: ¡Gran alegría! ¡El Salvador os ha nacido!
En realidad, para los cristianos que gozamos del Sagrario perpetuo, siempre es Nochebuena y por consiguiente Pascua ¡hasta con sus aguinaldos!
¡Aguinaldos! Es la palabra de los días de Navidad.
Es tan elocuente y, si vale decirlo así, tan arrollador el sermón de generosidad que se viene predicando hace veinte siglos en Belén, que hasta los más apartados y sordos sienten sus influencias. Hablemos, pues, de aguinaldos.
¿De quién y a quién?
De todo el que tenga algo que dar, sea lo que sea, y a todo el que necesite algo, sea también lo que sea.
Y como todos podemos dar algo, por muy pobres e indigentes que seamos, y todos, quien más, quien menos, algo necesitamos, todos estamos en situación de dar y tomar aguinaldos.
Y aquí surge como por encanto un tema muy fecundo para un rato de meditación pascual ante mi Sagrario.
A saber: ¿qué puedo yo dar de las cosas que necesitan los que a mi alrededor viven?
Y desarrollando la meditación, comienzo por hacer lista de necesidades que veo en los que me rodean.

Y la primera necesidad que salta a mi vista es la que Tú padeces, Jesús Sacramentado, necesidad de adoradores, falta de amadores, ausencia de delicadezas y de calor de corazones... sigo mirando a mi alrededor y miro la iglesia en que estoy, tan pobre, tan descuidada de limpieza, tan oliendo a vacía... paso por la calle de regreso de la iglesia y veo a los ancianitos aburridos y, casi diría arruinados, por inservibles, al rayito del sol; a los golfillos encargados de recoger los malos tratos y malas palabras que se pierden en el arroyo, y, ya en mi casa, el pariente menos atendido, el criado más fría y desdeñosamente tratado, el enfermo o el abuelo injustamente algo preterido, y en mis asuntos, los retrasa-dos, desatendidos por la inconstancia, la dejadez, el miedo a lo que molesta a mi amor propio, y en mis obras de celo, mi Catecismo irregularmente servido, mi suscripción al periódico bueno no pagada o regateada, mi Apóstolado tan fríamente ejercido y con tan poco celo, mi cooperación personal o de ayuda económica tan escatimada, ¡cuántas necesidades a mi alrededor y cuántas peticiones de cada una de ellas no tanto de dinero como de cariño, de interés, de atención, de orden, de mortificación, en una palabra, de generosidad! ¿Y mi vida de María, no tiene necesidades de aguinaldo?
Y ¡qué buen rato de meditación el que se ocupara en oír cada una de esas peticiones y estudiar y prometer seriamente, decididamente atenderlas!
¡Qué buenos aguinaldos íbamos a dar!
¡Y a tomarlos también!
Que el Divino Niño de Belén se apresurará a cumplir en nosotros su «dad y se os dará» con unos réditos y unas creces...
Yo los quisiera para las Marías y Discípulos de san Juan de varias clases: Aguinaldos para los pies, las manos, los ojos, la cabeza y el corazón de cada uno de nuestra extensa familia reparadora.

Para los pies
de las Marías y de los Discípulos de san Juan quiero y pido al dulce Niño de Belén fuerzas y agilidad para andar sólo por las calles de la modestia, la caridad que no espera paga, la laboriosidad útil y por las plazas del honesto recreo y de la limpieza de conciencia, calles y plazas que todas desembocan en el atrio del Sagrario...
Para las manos
de las Marías y Discípulos quiero y pido prontitud para abrirlas para coger el Evangelio y el Catecismo, dar limosna y moverlas en obras buenas, y dureza para rasgar periódicos malos y novelas frívolas y peligrosas.
Para los ojos
quiero y pido que vean todo lo que han de ver y muchas cosas más a las que su vista no alcanzaría, a través de la Hostia consagrada.
Para la cabeza
quiero y pido que se acaben de enterar de esto sólo: que el buenísimo Jesús está solo en el Sagrario y no debe estar así.
Para el corazón
de las Marías y Discípulos quiero y pido, por último, que lo tengan tan limpio, tan blando y tan de fuego para con el de Jesús Sacramentado, que le hagan olvidar y si fuera posible, no sentir la suciedad, la dureza y la frialdad que rodean y en que dejan a sus Sagrarios abandonados...

Madre Inmaculada, que en esta gran noche nos regalas el aguinaldo de los aguinaldos, a tu Jesús, enséñanos a recibirlo, a tratarlo, a guardarlo y, sobre todo, a darnos cuenta de Él... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter