domingo, 5 de noviembre de 2017

Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario 29 - Anda - San Manuel González García

ANDA
(Mt 9,5-6)



¡Cuántas, cuántas veces te he oído esa palabra en tu Evangelio! ¡Cuántas veces la debes repetir en tu Sagrario!
Ese anda era casi la única condición que ponías al agradecimiento de los beneficiados por tus milagros.
Es para hacerme pensar y meditar muy despacio que al paralítico a quien das movimiento, al ciego y al leproso a quienes devuelves la salud, al muerto a quien das vida, o a la pecadora a quien otorgas el más generoso de los perdones, al apóstol a quien entregas el universo para convertirlo, a todo el que pasa junto a Ti, sacándote virtud, le impones siempre este mandato: Anda...
¡Cuánto dice esa palabra pronunciada en los momentos solemnes que seguían a aquellas curaciones y operaciones estupendas!

El «anda» de las madres
¿Os habéis fijado en lo que hacen las madres, sobre todo las madres pobres cristianas, con sus hijos pequeños antes de mandarlos a la escuela?
Han rezado con ellos las oraciones de la mañana, los han lavado y peinado, han sustituido la ropita sucia o rota del día anterior con otra limpia y remendada y después de darles el frugal desayuno y de prepararles la meriendita en el canastillo que cuelgan del brazo del pequeño escolar, estampan un beso sonoro en su frente, y... anda, hijo mío, les dicen, mientras los ven partir bañados en las oleadas de una mirada toda satisfacción y todo cariño.

El «anda» del Evangelio

Se parece mucho a este otro anda de las madres a sus hijos...
No es la palabra de la despedida para siempre, no es la repulsa del que fastidia, no, no es eso, es la palabra del Amor que ha terminado su obra y espera la correspondencia, es la palabra de la complacencia no en el bien realizado sino en la felicidad del que lo ha recibido, es el deber sobreponiéndose al gusto, es el amor haciéndose principio y móvil de la actividad, es Jesús Madre despertando, aseando, curando, vistiendo, engalanando, alimentando y besando a sus hijos para que éstos vayan cada día con nuevo gusto al surco que les toca abrir... a la siembra que les toca hacer... a la cosecha que les toca recoger...
Almas de fe, que por misericordia de Él estáis de pie y sentís en el alma las santas impaciencias del celo que quiere andar, o los penosos decaimientos de la flaqueza humana que no quiere seguir andando, tomad este consejo que os da quien conoce un poquito a Él y os quiere mucho a vosotras:
No echéis a andar por ningún camino ni dejéis de andar por el que hayáis comenzado mientras en vuestra Comunión de la mañana no oigáis el anda del Jesús Madre que recibís. Es decir, que el Sagrario sea el punto de partida y el punto de llegada de toda actividad.

Ya veréis qué bien se andan los caminos más escabrosos cuando al pisarlos, y aun al herirnos, podemos saborear allá dentro el anda del Jesús de la Comunión de aquella mañana...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter