domingo, 30 de junio de 2019

Canto y música en la liturgia


OFICINA PARA 
LAS CELEBRACIONES LITÚRGICAS
DEL SUMO PONTÍFICE

¿Cómo celebrar? 2:
Canto y Música (CEC 1156-1158)


Desde tiempo inmemorial, el canto y la música bella han proporcionado una conexión con las alturas y las profundidades de la emoción humana. No obstante estos sean formativos en la liturgia, su propósito más elevado es el de dar gloria a Dios en el culto que, inevitablemente, eclipsa su noble pero limitado destino de satisfacer el deseo primario de una puesta en escena brillante. Dado que sobre todo está orientada hacia Dios, "la tradición musical de la Iglesia universal constituye un tesoro de valor inestimable que sobresale entre las demás expresiones artísticas, principalmente porque el canto sagrado, unido a las palabras, constituye una parte necesaria o integral de la liturgia solemne"(Catecismo de la Iglesia Católica [CEC] 1156 y Sacrosanctum Concilium [SC] 112). Según la tradición de la Antigua Alianza, no sólo los salmos y los himnos son fundamentales en la liturgia judía y cristiana, sino también la diversidad musical y los registros simbólicos de los varios instrumentos musicales (CEC 1156). Desde una perspectiva moderna, es difícil establecer cuáles son todos los instrumentos, sin embargo un sentido de su sinfonía puede ser asimilado gracias a nuestro aprecio por la versatilidad de un órgano de tubos que anuncia, tan hábilmente, las atmósferas distintivas del año litúrgico. No debemos perder de vista el llamado de SC 120 sobre el aprecio en particular que debe recibir el órgano de tubos, aún cuando otros instrumentos están permitidos en la liturgia, sobre la base de que sean apropiados para el uso sagrado.

sábado, 29 de junio de 2019

Fragmentos de Verdad Católica (14) - ¿Cómo hacer el examen de conciencia? -Mons. Raffaello Martinelli


CÓMO HACER EL EXAMEN DE CONCIENCIA PARA LA CELEBRACIÓN DEL SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN (SIGUIENDO LOS DIEZ MANDAMIENTOS)


PREGUNTAS PRELIMINARES:
¿Cuánto tiempo hace que no te confiesas bien? –¿La última vez has confesado todos los pecados graves cometidos? – ¿En las confesiones pasadas has escondido voluntariamente algún pecado mortal? – ¿Hace cuánto tiempo no comulgas? – ¿Has recibido siempre con buena preparación la comunión? – ¿Has comulgado siendo consciente de estar en pecado mortal sin antes haberte confesado? – ¿Has profanado la Eucaristía cometiendo algún sacrilegio? – ¿Has faltado el respeto al Santísimo Sacramento acercándote a la comunión, sin la debida preparación como el ayuno previsto, estando en conversación con otras personas, riéndote, sin pensar a Quién ibas a recibir? – ¿Haces alguna penitencia los días viernes? – ¿Sabes vivir con austeridad, sobre todo, los días que la Iglesia lo manda? – ¿Has comido carne en los viernes de cuaresma? – ¿Has ayunado el Miércoles de ceniza y el Viernes santo? – ¿Ayudas a la Iglesia en sus obras (misiones, seminario, sustentamiento del clero, etc.)?

PREGUNTAS ACERCA DE LOS DIEZ MANDAMIENTOS:
No tendrás otro Dios fuera de mi

Palestrina - Tu es Petrus (última misa pública de Benedicto XVI)


Tu es Petrus, et super hanc petram
Aedificabo Ecclesiam meam,
Et portae inferi non praevalebunt adversus eam:
Et tibi dabo claves
Regni coelorum.
Quodcumque ligaveris super terram,
Erit ligatum et in coelis;
Et quodcumque solveris super terram
Erit solutum et in coelis.

viernes, 28 de junio de 2019

Sus heridas nos han curado La Devoción al Sagrado Corazón y sus implicancias en el ámbito educativo - Mons. José Ignacio Munilla o

Fragmentos de Verdad Católica (13) - ¿Cuándo y cómo debo confesarme? -Mons. Raffaello Martinelli


¿CUÁNDO Y CÓMO DEBO CONFESARME?



Ante todo ¿qué significa el sacramento de la confesión?
El sacramento de la confesión (de la penitencia o de la reconciliación) es la celebración del amor misericordioso de Dios, que nos perdona los pecados por medio de Cristo muerto y resucitado, y quien, mediante el ministerio de la Iglesia, nos reconcilia con Dios y con los hermanos. 
Confesarse significa, por tanto:
- Ponerse a escuchar la Palabra de Dios y reconocer el propio pecado.
- Celebrar el amor misericordioso de Dios Padre, que:
· Perdona nuestros pecados, lavándolos con la sangre de su Hijo;
· Nos comunica su misma vida divina (gracia sacramental) ;
· Nos reconcilia con Él y entre nosotros, reconociendo nuestro vínculo de hermandad universal;
· Acoge y fecunda nuestro compromiso personal de continua conversión inaugurado en el Bautismo y que se acrecienta por las exigencias de la celebración eucarística;
· Abre nuestro corazón arrepentido al soplo del Espíritu Santo, que conduce a la justicia, la caridad, la libertad, la vida y la alegría.

¿Quién ha instituido este sacramento?

jueves, 27 de junio de 2019

Himno Católico al Corazón Benigno de María


Al corazón benigno de María

Al corazón benigno de María
ven sin tardar, oh pobre pecador.
En su bondad aquel que se confía,
perdón y paz alcanza del Señor.

­Santa María, Madre de Dios,
en este día ruega por nos!

Tu corazón, espejo de pureza
no lo empañó la culpa original.
Dios te colmó de gracia y de belleza
para salvar la triste humanidad.

miércoles, 26 de junio de 2019

Fragmentos de Verdad Católica (12) - El domingo ¿Cómo lo santifico? -Mons. Raffaello Martinelli


EL DOMINGO: ¿CÓMO LO SANTIFICO?



¿Por qué es importante el domingo para el cristiano?
Porque Cristo resucitó en domingo. Y de hecho era domingo el día en que las mujeres, que habían asistido a la crucifixión de Cristo, se acercaron al sepulcro, “muy de mañana, el primer día de la semana” (Mc 16, 2), y lo encontraron vacío.

¿Por qué la resurrección de Cristo es tan importante?
- Porque la resurrección de Jesús es el dato fundamental, central y originario sobre el cual se apoya la fe cristiana: “Si Cristo no ha resucitado, entonces nuestra predicación es vana y vana también la fe de ustedes” (1 Cor 15, 14).
- La resurrección de Cristo es el evento admirable que no sólo se distingue en modo absolutamente singular en la historia de la humanidad, sino que incluso se coloca al centro del misterio del tiempo y de la historia. A Cristo le pertenecen el tiempo y los siglos. El constituye el eje que atraviesa la historia, al cual se unen tanto el misterio del origen como el misterio del fin del mundo.

¿Con cuáles expresiones se indica el domingo?

Entronización del Corazón de Jesús en las familias - Mons. José Ignacio Munilla

La Meta es vivir unidos en el cielo
Parece lejana pero también tenemos objetivos más cercanos: la amistad con Jesús ahora.
El Cristianismo es una amistad.
El cielo se empieza a vivir unido en amistad con Él.
A Jesús del damos alegrías y disgustos.
¿Cómo está mi relación con Jesús hoy?
Entronizar es hacer explícito el deseo de vivir unidos al Corazón de Jesús.
Tres claves

martes, 25 de junio de 2019

SENTENCIAS DE PRÓSPERO DE AQUITANIA TOMADAS DE AGUSTIN


1. La verdadera inocencia
La verdadera inocencia es la que no daña a sí ni a otro. Pues quien ama la iniquidad, odia su alma. Y ninguno peca contra sí mismo, antes de pecar contra otro.
 
2. El amor a los hombres
Debemos amar a los hombres, de modo que no amemos sus errores: porque una cosa es amar que hayan sido hechos, y otra odiar lo que hacen.
 
3. La eternidad verdadera

lunes, 24 de junio de 2019

Nacimiento de San Juan Bautista - Textos de la Tradición de la Iglesia



San Máximo de Turín
 San Gregorio Taumaturgo
 Orígenes
 San Agustín
 San Efrén

 

San Máximo de Turín, obispo

Sermón: Sobre el nacimiento de Juan Bautista

Sermón 57, 1 ; PL 57, 647
«Tu mujer te dará un hijo…muchos se alegrarán de su nacimiento (Lc 1,13-14)»

Por anticipado, Dios había destinado a Juan Bautista, a que viene para proclamar la alegría de los hombres y la alegría de los cielos. De su boca, la gente entendió las palabras admirables que anunciaban la presencia de nuestro Redentor, el Cordero de Dios (Jn 1,29). Mientras que sus padres, habían perdido toda esperanza de obtener una descendencia, el ángel, el mensajero de un gran misterio, lo envió para servir de precursor al Señor, incluso antes de nacer (Lc 1,41)…

Nacimiento de San Juan Bautista - Ángelus de Benedicto XVI


BENEDICTO XVI
ÁNGELUS

Solemnidad del Nacimiento de san Juan Bautista
Domingo 24 de junio de 2012


Queridos hermanos y hermanas:

Hoy, 24 de junio, celebramos la solemnidad del Nacimiento de san Juan Bautista. Con excepción de la Virgen María, el Bautista es el único santo del que la liturgia celebra el nacimiento, y lo hace porque está íntimamente vinculado con el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios. De hecho, desde el vientre materno Juan es el precursor de Jesús: el ángel anuncia a María su concepción prodigiosa como una señal de que «para Dios nada hay imposible» (Lc 1, 37), seis meses antes del gran prodigio que nos da la salvación, la unión de Dios con el hombre por obra del Espíritu Santo. Los cuatro Evangelios dan gran relieve a la figura de Juan el Bautista, como profeta que concluye el Antiguo Testamento e inaugura el Nuevo, identificando en Jesús de Nazaret al Mesías, al Consagrado del Señor. De hecho, será Jesús mismo quien hablará de Juan con estas palabras: «Este es de quien está escrito: “Yo envío a mi mensajero delante de ti, para que prepare tu camino ante ti. En verdad os digo que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él» (Mt 11, 10-11).

domingo, 23 de junio de 2019

Carta Dominicae Cenae sobre el misterio y el culto de la Eucaristía - San Juan Pablo II


CARTA

DOMINICAE CENAE

DEL SUMO PONTÍFICE 
SAN JUAN PABLO

A TODOS LOS OBISPOS DE LA IGLESIA
SOBRE EL MISTERIO Y EL CULTO DE LA EUCARISTÍA


Venerados y queridos hermanos:

1. También este año, os dirijo a vosotros, para el próximo Jueves Santo, una carta que tiene una relación inmediata con la que habéis recibido el año pasado, en la misma ocasión, junto con la Carta para los sacerdotes. Deseo ante todo agradeceros cordialmente que hayáis acogido mis cartas precedentes con aquel espíritu de unidad que el Señor ha establecido entre nosotros y que hayáis transmitido a vuestro Presbiterio los pensamientos que deseaba expresar al principio de mi pontificado.
Durante la Liturgia Eucarística del Jueves Santo, habéis renovado —junto con vuestros sacerdotes— las promesas y compromisos asumidos en el momento de la ordenación. Muchos de vosotros, venerados y queridos Hermanos, me lo habéis comunicado después, añadiendo palabras de agradecimiento personal y mandando a veces las de vuestro propio Presbiterio. Además, muchos sacerdotes han manifestado su alegría, tanto por el carácter profundo y solemne del Jueves Santo, en cuanto «fiesta anual de los sacerdotes», como por la importancia de los problemas tratados en la Carta a ellos dirigida. Tales respuestas forman una rica colección que, una vez más, indican cuán querida es para la gran mayoría del Presbiterio de la Iglesia católica la senda de la vida sacerdotal por la que esta Iglesia camina desde hace siglos, cuán amada y estimada es para los sacerdotes y cómo desean proseguirla en el futuro.
He de añadir aquí que en la Carta a los sacerdotes han hallado eco solamente algunos problemas, como ya se ha señalado claramente al principio de la misma[1]. Además ha sido puesto principalmente de relieve el carácter pastoral del ministerio sacerdotal, lo cual no significa ciertamente que no hayan sido tenidos también en cuenta aquellos grupos de sacerdotes que no desarrollan una actividad directamente pastoral. A este propósito quiero recordar una vez más el magisterio del Concilio Vaticano II, así como las enunciaciones del Sínodo de los Obispos del 1971.
El carácter pastoral del ministerio sacerdotal no deja de acompañar la vida de cada sacerdote, aunque las tareas cotidianas que desarrolla no estén orientadas explícitamente a la pastoral de los sacramentos. En este sentido, la Carta dirigida a los sacerdotes con ocasión del Jueves Santo iba dirigida a todos sin excepción, aunque, como he insinuado antes, ella no haya tratado todos los problemas de la vida y actividad de los sacerdotes. Creo útil y oportuna tal aclaración al principio de esta Carta.

I EL MISTERIO EUCARÍSTICO
EN LA VIDA DE LA IGLESIA Y DEL SACERDOTE

Eucaristía y sacerdocio

Fragmentos de Verdad Católica (11) - ¿Por qué voy a Misa todos los domingos? -Mons. Raffaello Martinelli


¿POR QUÉ VOY A LA MISA TODOS LOS DOMINGOS?


¿Qué es la misa?
- La Santa Misa es:
· La celebración del misterio-sacrificio Pascual (pasión, muerte, resurrección) de Jesucristo. Hecho presente y eficaz al interno de la comunidad cristiana: “Celebramos tu muerte, proclamamos tu resurrección, ¡Ven Señor Jesús!”;
· La presencia verdadera, real, sustancial de Cristo con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad: verdadero Dios y verdadero Hombre;
· El banquete-comunión con Cristo y, gracias a Él, con los hermanos: mediante su sacrificio, Cristo nos une maravillosamente a sí mismo y entre nosotros, a modo de constituir una “sola cosa”;
- Cristo en la misa:
· Alaba y da gracias a Dios Padre (eucaristía);
· Actualiza su sacrificio Pascual (memorial);
· Se hace presente realmente con su Cuerpo y con su Sangre en el pan y en el vino consagrados con el poder del Espíritu Santo (transustanciación);
· Se convierte en comida y bebida para nuestra salvación eterna (banquete).

¿Quién ha instituido la misa?
Cristo Señor ha instituido la Misa el jueves Santo, la noche en que fue entregado.

¿Qué quiere decir que la misa es el memorial del sacrificio de Cristo?

sábado, 22 de junio de 2019

Historia del origen de la solemnidad del Corpus Christi - Video


 leer también: Santa Juliana de Cornillón con su gran fervor, contribuyó a la institución de una de las solemnidades litúrgicas más importantes del año, la del Corpus Christi - Benedicto XVI

Bula Transiturus de hoc mundo - Urbano IV - instituyendo Corpus Chirsti


URBANO IV

BULA
TRANSITURUS DE HOC MUNDO

CON LA QUE SE INSTITUYE LA FIESTA DEL CORPUS CHRISTI


Urbano Obispo, siervo de los siervos de Dios, a los venerables hermanos patriarcas, arzobispos, obispos y demás prelados, salud y bendición apostólica.
Cristo, nuestro salvador, estando para partir de este mundo para subir al Padre, poco antes de su Pasión, en la Ultima Cena, instituyó, en memoria de su muerte, el sumo y magnífico sacramento de Su Cuerpo y Su Sangre, dándonos el Cuerpo como alimento y la Sangre como bebida.

Siempre que comemos este pan y bebemos de este cáliz anunciamos la muerte del Señor, porque dijo a los apóstoles durante la institución de este sacramento: «Haced esto en memoria mía», para que este excelso y venerables sacramento fuese para nosotros el principal y más insigne recuerdo del gran amor con que El nos amó. Recuerdo admirable y estupendo, dulce y suave, caro y precioso, en el que se renuevan los prodigios y las maravillas; en él se encuentran todos los deleites y los más delicados sabores, se gustan en él la misma dulzura del Señor y, sobre todo, se obtiene fuerza para la vida y para nuestra salvación.

Es un memorial dulcísimo, sacrosanto y saludable en el cual renovamos nuestra gratitud por nuestra redención, nos alejamos del mal, nos afianzamos en el bien y progresamos en la adquisición de las virtudes y de la gracia, nos confortamos por la presencia corporal de nuestro mismo Salvador, pues en esta conmemoración Sacramental de Cristo está presente El en medio de nosotros, con una forma distinta, pero en su verdadera sustancia.
Pues antes de subir al cielo dijo a los apóstoles y a sus sucesores: «Mirad, yo estoy con vosotros todos los días, hasta la consumación del mundo», y los consoló con la benigna promesa de que permanecería con ellos también con su presencia corporal.

viernes, 21 de junio de 2019

Instrucción sobre el bautismo de los niños - Congregación para la Doctrina de la Fe


SAGRADA CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE
INSTRUCCIÓN SOBRE EL BAUTISMO DE LOS NIÑOS


Introducción
1. La pastoral del bautismo de los niños ha sido muy favorecida con la promulgación del nuevo Ritual, preparado según las directrices del Concilio Vaticano II[1]. Sin embargo, las dificultades advertidas por los padres cristianos y por los pastores de almas ante una transformación rápida de la sociedad, que hace más difícil la educación de la fe y la perseverancia de los jóvenes, no han sido completamente disipadas.

2. Muchos padres, en efecto, están angustiados al ver a sus hijos que abandonan la fe y la práctica sacramental, a pesar de la educación cristiana que ellos se han esforzado en darles, y algunos pastores de almas se preguntan si no deberían ser más exigentes antes de bautizar a los niños. Unos juzgan preferible diferir el bautismo de los niños hasta el final de un catecumenado de más o menos duración; otros en cambio piden que se revise la doctrina sobre la necesidad del bautismo —al menos por lo que se refiere a los niños— y desean que la celebración del bautismo se aplace hasta una edad en que sea posible un compromiso personal, o incluso hasta el umbral de la edad adulta.
Sin embargo, esta controversia sobre la pastoral sacramental tradicional no deja de suscitar en la Iglesia el legítimo temor de que se comprometa una doctrina de importancia tan capital como la doctrina de la necesidad del bautismo; muchos padres, en particular, están escandalizados al ver rechazar o diferir el bautismo que ellos piden para sus niños con la plena conciencia de sus deberes.

3. Ante esta situación, y para responder a numerosas preguntas que le han sido dirigidas, la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, después de haber consultado a diversas Conferencias Episcopales, ha preparado la presente Instrucción. Con ella se propone recordar los puntos esenciales de la doctrina de la Iglesia en este campo, que justifican la praxis constante de la Iglesia a lo largo de los siglos, y que demuestran su valor permanente, a pesar de las dificultades surgidas actualmente. Se indicarán, finalmente, algunas grandes líneas para una acción pastoral.

I. LA DOCTRINA TRADICIONAL
SOBRE EL BAUTISMO DE LOS NIÑOS

Una praxis inmemorial

Fragmentos de Verdad Católica (10) - ¿Por qué bautizo a mi hijo? -Mons. Raffaello Martinelli


¿POR QUÉ BAUTIZO A MI HIJO?


¿Qué es el bautismo?
- El Bautismo es:
· Uno de los siete sacramentos instituidos por Jesucristo;
· La fuente de toda la vida cristiana;
· La puerta que permite el acceso a todos los demás sacramentos;
· El fundamento de la comunión entre todos los cristianos.

- El rito esencial del Bautismo consiste en el sumergir en el agua al candidato o en el derramarle agua sobre la cabeza, mientras se pronuncia la invocación a la Santísima Trinidad, o sea del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

¿Qué dificultades se plantean contra el Bautismo de los Niños?

jueves, 20 de junio de 2019

Adoro te devote - Versión 2


Letra en latín

1. Adoro te devote, latens déitas,
que sub is figuris vere látitas.
Tibi se cor meum totum súbiicit,
quia te contémplans totum déficit

2. Visus, tactus, gustus in te fállitur,
sed audítu solo tuto créditur;
credo quidquid dixit Dei Filius:
nil hoc verbo veritátis vérius

3. In Cruce latebat sola déitas,
at hic latet simul et humánitas;
ambo tamem crédens atque cónfitens,
peto quod petivit latro póenintens.

4. Plagas, sicut Thomas, non intúeor,
Deum tamen meum te confíteor;
fac me tibi semper magis crédere,
in te spem habere, te dilígere.

5. ¡O memoriále mortis Dómini!
Panis vivus, vitae praestans hómini;
praesta meae menti de te vívere,
et te illi semper dulce sápere.

6. Pie pellicáne, Iesu Dómine,
me immundum munda tuo sánguine;
cuis una stilla salvum fácere
totum mundum quit ab omni scélere.

7. Iesu, quem velatum nunc aspicio,
oro, fiat illud quod tam sítio;
ut te reveláta cernens fácie,
visu sim beátus tuae glóriae.
Amen.
Traducción en castellano

1. Te adoro con devoción, Dios escondido,
oculto verdaderamente bajo estas apariencias;
a Ti mi corazón se somete por completo,
y se rinde totalmente al contemplarte.

2. Al juzgar de ti se equivocan la vista, el tacto y el gusto,
pero basta con el oído para creer con firmeza;
creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios,
nada más verdadero que esa palabra de verdad.

3. En la Cruz se escondía sólo la divinidad,
pero aquí se esconde también la humanidad;
creo y confieso ambas cosas,
y pido lo que pidió el ladrón arrepentido.

4. No veo las llagas como las vio Tomás,
pero confieso que eres mi  Dios;
has que yo crea más y más en Ti,
que en Ti espere que te ame.

5. ¡ Oh memorial de la muerte del Señor!
Pan vivo que da la vida al hombre;
concede a mi alma que de Ti viva,
y que siempre saboree tu dulzura.

6. Pelícano bondadoso, Señor Jesús,
límpiame a mí, inmundo, con tu sangre,
de la que una sola gota puede liberar
de todos los crímenes al mundo entero.

7. Jesús, a quien ahora veo oculto,
te ruego que se cumpla lo que tanto ansío;
que al contemplar tu rostro ya no oculto,
sea yo feliz viendo tu gloria.
Amén.


Fragmentos de Verdad Católica (9) - ¿Cómo ser santos? -Mons. Raffaello Martinelli


¿CÓMO SER SANTOS?


 ¿Qué significa ser santos?
Significa estar unidos, en Cristo, a Dios, perfecto y santo.
“Sean por tanto perfectos como es perfecto su Padre celestial” (Mt 5, 48), nos ordena Jesucristo, Hijo de Dios. “Sí, lo que Dios quiere es su santificación.” (1 Ts 4, 3).

¿Por qué Dios quiere nuestra santidad?
Porque Dios nos ha creado “a su imagen y semejanza” (Gn 1, 26), y de ahí que Él mismo nos diga: “Sed santos, porque yo soy santo” (Lv 11, 44).
La santidad de Dios es el principio, la fuente de toda santidad.
Y, aún más, en el Bautismo, Él nos hace partícipes de su naturaleza divina, adoptándonos como hijos suyos. Y por tanto quiere que sus hijos sean santos como Él es santo.

¿Estamos todos llamados a la santidad?
Todo ser humano está llamado a la santidad, que “es plenitud de la vida cristiana y perfección de la caridad, y se realiza en la unión íntima con Cristo y, en Él, con la Santísima Trinidad. El camino de santificación del cristiano, que pasa por la cruz, tendrá su cumplimiento en la resurrección final de los justos, cuando Dios sea todo en todos” (Compendio, n. 428).

¿Cómo es posible llegar a ser santos?

miércoles, 19 de junio de 2019

El aborto con misoprostol su verdad y sus consecuencias- Testimonio de mujeres que pasaron por ello

Una meditación sobre el don de donarse - San Juan Pablo II


Escrito por San Juan Pablo II

 en 1994 y publicado en 2006



“Al crear al hombre varón y mujer, Dios signó a la humanidad con el misterio de aquella comunión que constituye la esencia de su vida interior”

Esta meditación fue originalmente firmada el 8 de febrero de 1994 (seis días después de que el Papa Juan Pablo II firmara la Carta a las familias), pero no se imprimió hasta 2006 (Acta Apostolicae Sedis 98, n°8 [4 agosto 2006], pp. 628-38). Está siendo republicada y traducida con permisos, del polaco al francés, por Pascal Ide, al inglés por Maria MacKinnon para Communio, y al español por Martín Bruggendieck. Humanitas la comparte en torno al quinto aniversario de la canonización de Juan Pablo II.

Creación como Don
¿Puede un hombre decir a otro “Tú fuiste dado por Dios a mí”? Cuando era un joven sacerdote, en cierta ocasión mi director espiritual me dijo: “Tal vez sea voluntad de Dios donarte a esa persona”. Estas fueron palabras de aliento, exhortándome a confiar en Dios y aceptar el don que un hombre puede llegar a ser para otro hombre. Sospecho que no comprendí de inmediato que estas palabras también escondían una profunda verdad sobre Dios, el hombre y el mundo. El mundo, precisamente ese mundo en que vivimos, el mundo humano… es el escenario de un permanente intercambio de regalos, de dones dados y recibidos de muchas maneras. Las personas no viven solamente la una junto a la otra, sino que también comparten múltiples formas de relacionarse. Viven las unas para las otras: son hermanos y hermanas, esposas y esposos, amigos, maestros, estudiantes… Pareciera que nada hay de extraordinario en ello, que solamente sería el patrón normal de la vida humana. En determinados momentos, este patrón se intensifica, y es allí, en esos puntos de “intensificación”, que el darse una persona a otra se vuelve más real.

martes, 18 de junio de 2019

Es pecado mortal votar candidatos a favor del aborto porque nos hacemos cómplices - Mons. Héctor Aguer


El Arzobispo Emérito de La Plata (Argentina), Mons. Héctor Aguer, advirtió recientemente que votar a favor de un partido o un candidato a favor del aborto “es un pecado mortal”.
En su programa “Claves para un Mundo Mejor”, emitido por CANAL 9 este sábado 15 de junio, Mons. Aguer señaló que si un católico vota a favor de quienes tienen en su agenda el aborto “nos convertimos en cómplices”.
“El Concilio Vaticano II ha declarado al aborto como ‘un crimen abominable’. Nosotros nos hacemos cómplices si votamos a gente que va a aprobar una ley que facilite el aborto o sea que legalice el crimen abominable”, dijo.
“Si se presentara un proyecto que dijera que el robo ya no es más un delito saltaría todo el mundo desesperado. Entonces, ¿porqué habría que hacer tanta distinción con esto?”, cuestionó.

Comunión y servicio: la persona humana creada a imagen de Dios - Comisión teológica internacional


COMISIÓN TEOLÓGICA INTERNACIONAL
COMUNIÓN Y SERVICIO:
 LA PERSONA HUMANA CREADA A IMAGEN DE DIOS





ÍNDICE
Introducción
Capitulo I. La persona humana creada a imagen de Dios
1. La «imago Dei» en la escritura y en la Tradición
2. La crítica moderna de la teología de la «imago Dei»
3. La «imago Dei» en el Concilio Vaticano II y en la teología de hoy
Capítulo II. A imagen de Dios: Personas en comunión
1. Cuerpo y alma
2. Hombre y mujer
3. Persona y comunidad
4. Pecado y salvación
5. «Imago Dei» e «imago Christi»
Capítulo III. A imagen de Dios: Administradores de la creación visible
1. La ciencia y la administración del conocimiento
2. La responsabilidad respecto al mundo creado
3. La responsabilidad respecto a la integridad biológica de los seres humanos
Conclusión


1. El crecimiento exponencial de los conocimientos científicos y de la capacidad tecnológica en la época moderna ha traído ventajas notables a la humanidad, pero plantea también retos difíciles. A la luz de nuestros conocimientos sobre la inmensidad y antigüedad del universo, la situación y la importancia del hombre dentro del mismo aparecen bastante menos relevantes y menos seguras. El progreso tecnológico ha aumentado de manera considerable  nuestra capacidad de controlar y dirigir las fuerzas de la naturaleza, pero también ha tenido un impacto imprevisto y quizá incontrolable sobre nuestro ambiente e incluso sobre el mismo género humano.

2. La Comisión Teológica Internacional ofrece esta reflexión teológica sobre la doctrina de la imago Dei para orientar la reflexión sobre el significado de la existencia humana ante tales desafíos. Al mismo tiempo deseamos presentar la visión positiva de la persona humana dentro del universo ofrecida por este tema doctrinal que se ha vuelto a descubrir recientemente.

lunes, 17 de junio de 2019

Fragmentos de Verdad Católica (8) - Soy a imagen de Dios ¿Qué significa e implica? -Mons. Raffaello Martinelli


SOY A IMAGEN DE DIOS:
¿QUÉ COSA SIGNIFICA E IMPLICA?


¿Dónde se fundamenta la afirmación: "soy creado a imagen y semejanza de Dios (Imago Dei)"?
Se fundamenta en la Biblia. De hecho en las primeras páginas leemos: “Dios creó al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Gn 1, 27).

¿Cuándo el hombre comienza a ser Imagen de Dios?
Inicia desde el primer momento de su concepción. Tal dignidad está por tanto presente en cada fase de la vida humana. La Iglesia anuncia esta verdad non sólo con la autoridad del Evangelio, sino también con la fuerza que deriva de la razón, y por esto siente el deber de llamar la atención a todo hombre de buena voluntad, en la certeza que la acogida de esta verdad non puede menos que ayudar a cada individuo en la sociedad.

¿De dónde le viene al hombre el ser Imagen de Dios?

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter