sábado, 27 de enero de 2018

Selección de textos de San Francisco de Sales sobre el Sagrado Corazón de Jesús y su amor para con nosotros (5 - final ) - El amor al prójimo

Las páginas más hermosas
de San Francisco de Sales
sobre el Sagrado Corazón de Jesús
Y su amor para con nosotros

(Selección de textos)

IV - EL AMOR AL PRÓJIMO


Sabemos que Francisco de Sales tenía la intención de hacer seguir el Tratado del Amor de Dios de otro volumen titulado: Tratado del Amor al prójimo. Para él, como para todo cristiano, la palabra del Señor es clara: estos dos amores no hacen más que uno. No es mediante un amor egoísta, un amor sensual, como intentamos vivir según el Corazón de Dios, en el corazón de Dios.

Para vivir del Amor que late en este Corazón, un amor que abraza a todos los hombres: bebemos el amor en Dios, para, posteriormente, irradiarlo sobre la humanidad entera: He aquí el objetivo de nuestra vida. “Toda alma que se eleva, eleva el mundo” -se ha escrito-. Elevándonos hasta el Corazón de Dios, atraemos allí a nuestros hermanos.

Y, para empezar veamos nuestras relaciones cotidianas con el prójimo, acostumbrémonos a ver a este prójimo en el corazón de Dios.

El alma del prójimo es el árbol de vida del paraíso terrenal; está prohibido tocarlo porque es de Dios quien debe juzgarlo y a nosotros también. Cuando nos entran ganas de enfadarnos con alguien, es preciso que inmediatamente miremos esta alma en el seno de Dios, a partir de este momento nos guardaremos de enfadarnos con ella y éste es el verdadero medio de conservar la paz en nuestro corazón y el amor del prójimo.”
Carta a Sor Adrienne Fichet

viernes, 26 de enero de 2018

Breve catequesis sobre la Eucaristía

Domingo IV tiempo oodinario (ciclo b) Catena Aurea

Marcos 1,21-28
Y entran en Cafarnaúm; y luego entrando los sábados en la Sinagoga, los enseñaba. Y se pasmaban de su doctrina, porque los enseñaba como teniendo potestad, y no como los escribas.
Y estaba en su Sinagoga un hombre poseído del espíritu impuro y exclamó diciendo: "¿Qué hay entre nosotros y tú, Jesús Nazareno? ¿Viniste a perdernos? Sé quién eres, el Santo de Dios". Y Jesús le amenazó diciendo: "Enmudece, y sal de ese hombre". Y agitándole extraordinariamente el espíritu inmundo, y dando una gran voz, salió de él. Y todos se admiraron de tal modo, que unos a otros se preguntaban diciendo: "¿Qué es esto? ¿Qué nueva doctrina es ésta? ¿Por qué manda con imperio a los espíritus impuros y le obedecen?" Y su fama se difundió rápidamente por toda la región de Galilea.


San Jerónimo
Al redactar San Marcos el texto de su Evangelio, no siguió el orden de la historia, pero guardó el de los misterios. De aquí que refiera como primero la santificación de los sábados diciendo: "Y entran en Cafarnaúm".

Teof
Cuando se reunían el sábado los escribas, entró a enseñar en la sinagoga. Por lo cual sigue: "Y entrando los sábados en la sinagoga les enseñaba". La ley mandaba celebrar el sábado reuniéndose todos para consagrarse a la lectura. Cristo enseñaba argumentando, no adulando como los fariseos. Y continúa: "Y se admiraban de su doctrina, porque los enseñaba como teniendo potestad, y no como los escribas". Enseñaba con potestad, convirtiendo a los hombres al bien y advirtiendo con penas a los que no creían. 

Beda
Los escribas enseñaban también a los pueblos lo que está escrito en Moisés y los Profetas. Pero Jesús, como Dios y Señor del mismo Moisés, con la libertad de su voluntad añadía a la ley lo que le parecía que le faltaba, o variándola predicaba al pueblo, según leemos en San Mateo ( Mt 5,21-44): "Se dijo a los antiguos; pero yo os digo".

Domingo IV tiempo ordinario (ciclo b) Guión Litúrgico


Entrada:
Nos disponemos a participar de esta Santa Misa para escuchar con docilidad la Palabra de Dios y participar de esta Eucaristía con la disponibilidad de quienes quieren poner en práctica la doctrina de Cristo y ser así dichosos. Nos ponemos de pie y cantamos…

Selección de textos de San Francisco de Sales sobre el Sagrado Corazón de Jesús y su amor para con nosotros (4) - Ascender hasta su Corazón, la oración

Las páginas más hermosas
de San Francisco de Sales
sobre el Sagrado Corazón de Jesús
Y su amor para con nosotros
(Selección de textos)

III - ASCENDER HASTA SU CORAZÓN

LA ORACIÓN


¡Pero Francisco de Sales asciende más!, después de habernos dado, como fundamento espiritual, las dos virtudes propias del Corazón de Jesús; después de habernos hecho contemplar el Manantial del que brotan estas virtudes, nos hace además aspirar a entrar en el propio Corazón de Cristo, para hacer allí nuestra morada, encontrar allí nuestro reposo/ sosiego.

El segundo motivo por el cual Nuestro Señor quiso que le abriesen el costado, se ve las palabras del Cantar de los cantares: “Ven, amada mía, ven a retirarte al hueco de la peña”, palabras por las cuales Él nos invita a ir hacia Él con toda confianza... ya que su divino Corazón está abierto para recibirnos allí con un amor y una benignidad sin igual.
Sermón

Escribe a la Madre de Chantal:

Meted, este querido corazón en el costado traspasado del Salvador, y unidlo a este Rey de los corazones, que está allí como en su trono real para recibir el homenaje y la obediencia de todos los demás corazones, y deja así su puerta abierta a fin de que cada uno lo pueda abordar y tener audiencia.
 Carta a la Santa Madre de Chantal, 1613

Leamos, para que nos anime a “entrar” en el Corazón del Señor, esta página tomada de uno de los sermones de Francisco de Sales.

“¿Dónde, en medio de mi debilidad, puedo yo” dice S. Bernardo, “encontrar la seguridad y el reposo si no es en las llagas de mi Salvador? Habito en ellas con una seguridad conforme a su poder. “No puedo nada por mí mismo, mas lo puedo todo en Aquel que me conforta.”

¡Ah! ¡puesto que encuentro tantos bienes en las llagas de mi Jesús, quiero seguir el consejo de San Buenaventura y tomo la resolución de hacer tres tiendas, no sobre el Tabor, pues Pedro no sabía lo que decía cuando hacía esta proposición a Jesús, sino en lo alto del Calvario donde el propio Señor nos ha preparado estas tres moradas en sus divinas llagas.

- La primera estará en las llagas hechas a los pies de mi Salvador. Besaré con un vivo agradecimiento estos pies atravesados por amor a mí; allí aprenderé a alejar mis pies de todos los caminos que conducen a las locas alegrías del mundo; allí comprenderé la dicha de caminar... siguiendo las huellas... de los pasos de Jesús.

- La segunda será las llagas de sus manos. Veré en ellas estas manos abiertas para recibirme, estos brazos extendidos para acogerme, sacaré de ello la fuerza y el poder que reside en estas manos adorables. “Es en estas manos donde se oculta la fuerza”, dice Habacuq.

jueves, 25 de enero de 2018

Lo único que podemos hacer en términos de Amoris laetitia es leerla en la perspectiva de la enseñanza y práctica constantes de la Iglesia. Card. Raymond Leo Burke

Entrevista concedida por el
Cardenal Raymond Leo Burke
a Chris Altieri
para Thinking with the Church
transcrita por Catholic World Repot


La situación sigue siendo motivo de gran preocupación, porque hay una confusión que está creciendo -digamos, casi exponencialmente en la Iglesia- con respecto a las verdades fundamentales, especialmente la verdad sobre el Sacramento del Matrimonio y la verdad sobre la Sagrada Eucaristía y la digna recepción de la Sagrada Eucaristía.

Lo escucho con frecuencia. Recientemente recibí una comunicación de un hombre al que no conocía y que vivía en una unión matrimonial irregular, a quien un sacerdote le confesó que los sacerdotes ahora han recibido del papa Francisco la facultad de declarar nulo un matrimonio en el sacramento -el de la Confesión-, y por lo tanto estaba permitido que el hombre en cuestión recibiera los sacramentos. El hombre me escribió diciendo que inicialmente estaba muy contento con lo que decía el sacerdote, pero que cada vez que recibía la Sagrada Comunión, su conciencia no le daba ningún descanso. Por lo tanto, me escribió, preguntando si es cierto que los sacerdotes ahora tienen la facultad de declarar nulo un matrimonio en el Sacramento de la Confesión. Le respondí, por supuesto de una manera amable, diciendo que ningún sacerdote, ni siquiera el mismo Papa, tiene la facultad de declarar nulo un matrimonio en el Sacramento de la Confesión, que su conciencia lo estaba molestando correctamente, y que él debería seguir su conciencia. Le sugerí que contactara con un sacerdote bueno y sabio para ayudarle a abordar su situación.

Este no es un caso aislado. Sé muy bien que este tipo de prácticas y otras continúan, que atacan a la Iglesia en su propio fundamento, a saber, la familia: la Iglesia doméstica, el primer lugar en el que la Iglesia cobra vida. Tiene que ser una fuente de profunda preocupación para todos nosotros para restablecer el correcto entendimiento del matrimonio como una gracia otorgada a aquellos que lo contraen para vivir el amor fiel, indisoluble y procreador. Por lo tanto, sigue siendo tan crítico como siempre responder a las serias dudas que Amoris laetitia ha planteado en las mentes de las personas, para dejar en claro la enseñanza y práctica constantes de la Iglesia, que de hecho no puede cambiar y no cambiará, de modo que las vidas de las personas se pueden establecer sobre la base firme de la vida de Cristo en nosotros, la vida de Cristo con nosotros en la Iglesia. De esa forma, se fortalecerá la vida familiar y se fortalecerá la vida de la sociedad en su conjunto.

Por tanto, el problema se ha vuelto más grave, y es más urgente que todos lo abordemos de la manera más efectiva posible.

 

- ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Quiero decir: una exhortación postsinodal es una exhortación postsinodal. No es per se un documento magisterial. Un Papa puede usarla para enseñar algo, pero el papa Francisco nos dice que no está enseñando nada nuevo en el documento, y nosotros le creemos. Tampoco es un instrumento de gobierno de ningún tipo. No cambia la ley ni lo pretende. Entonces, ¿de dónde viene la confusión?

Selección de textos de San Francisco de Sales sobre el Sagrado Corazón de Jesús y su amor para con nosotros (3) - El Amor revelado en la Cruz

Las páginas más hermosas
de San Francisco de Sales
sobre el Sagrado Corazón de Jesús
Y su amor para con nosotros
(Selección de textos)

II - El Amor revelado en la Cruz



¿Dónde descubriremos este amor tan grande, tan singular, que el Señor nos tiene?, ¿dónde sino en la Cruz, ya que el mismo Cristo nos dijo que no hay mayor amor que el dar la vida por aquéllos a los que se quiere?

Cuando muere algún príncipe o algún señor distinguido de muerte inesperada, es costumbre abrirle rápidamente el cuerpo para saber de qué enfermedad ha muerto.

Muerto Nuestro Señor, uno de los soldados le dio una lanzada y le abrió el costado del lado del corazón, y habiendo abierto su costado, vieron que había muerto de verdad, pero de la enfermedad de su corazón, es decir de amor.
Sermón, San Juan, Puerta Latina

Entonces postrémonos al pie de la Cruz y contemplemos, como nos lo pide nuestro Santo Fundador, a Aquél que fue traspasado por nosotros.

 “¡Cuántos dolores en la Cruz traspasaron el corazón de mi Salvador. Pero, en cuanto a mi, pienso que el mayor dolor que padeció el Corazón de Nuestro Señor fue causado por la ingratitud de los cristianos, al ver que muchos despreciarían su muerte y no aprovecharían su Pasión…y que su Redención, tan copiosa, sería ineficaz.
Sermón

miércoles, 24 de enero de 2018

Selección de textos de San Francisco de Sales sobre el Sagrado Corazón de Jesús y su amor para con nosotros (2) - Dulzura y humildad

Las páginas más hermosas
de San Francisco de Sales
sobre el Sagrado Corazón de Jesús
Y su amor para con nosotros
(Selección de textos)

I-  Dulzura y Humildad
El Espíritu de la Visitación



El día 24 de abril de 1610, antes incluso de la fundación oficial de la Visitación, mientras la baronesa de Chantal se disponía a salir hacia Annecy, Francisco de Sales le escribía, como en una visión profética:

Estamos en vísperas de embarcarnos para ir al puerto de gracia y de consuelo. He pensado esta mañana sobre estas palabras del Evangelio: "El que permanece en Mí y Yo en él da mucho fruto, pues sin Mí no podéis hacer nada". Estoy seguro de que no permaneceremos más en nosotros mismos y que, de corazón, intención y confianza habitaremos para siempre en el costado herido del Salvador, pues sin Él no sólo no podemos, sino aunque pudiéramos, no querríamos hacer nada. Todo en Él, por Él, con Él y para Él. Todo Él.
Francisco, Obispo de Ginebra
24 de abril de 1610

¡Cuántas veces, más adelante, recordará a sus primeras hijas la santidad que desea para ellas! Lo atestigua esta definición que se podía ver inscrita en los muros de cualquier Monasterio últimamente: Las Religiosas de la Visitación, que sean tan dichosas de observar su reglas, podrán llevar el nombre de Hijas evangélicas, fundadas particularmente para ser imitadoras de las dos virtudes mas amadas por el Sagrado Corazón, la mansedumbre y la humildad, que son la base y el fundamento de su Orden y que les procuran ese privilegio y gracia incomparables de llevar el nombre de Hijas del Sagrado Corazón de Jesús.
Y más aún:
La humildad y la mansedumbre constituyen, espíritu peculiar de vuestro Instituto, fundado sobre las bases de oro de la caridad, la humildad y la dulzura; y como lección primera y principal, esta hermosa palabra de Nuestro Señor: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón”.


En efecto, para San Francisco de Sales, en estas dos virtudes de mansedumbre y humildad, se encierran los dos mandamientos del Señor: el amor a Dios y el amor al prójimo: Las Hermanas, decía, deben ejercer una profunda humildad hacia Dios y una gran dulzura hacia el prójimo.

Selección de textos de San Francisco de Sales sobre el Sagrado Corazón de Jesús y su amor para con nosotros (1)

Las páginas más hermosas
de San Francisco de Sales
sobre el Sagrado Corazón de Jesús
Y su amor para con nosotros

(Selección de textos)


Prólogo

En el Evangelio, hay una página que San Francisco de Sales debió leer y meditar a menudo… Es aquélla en que se ve a Jesús sentado, rodeado por sus discípulos y diciéndoles en un tono de confidencia “Aprended de mí.”. Los discípulos se acercan intrigados: “¿Qué va a enseñarnos?” “¿Algo personal?” “¿Íntimo?” “¡Seguramente!” Prestan oído con curiosidad. Y Jesús prosigue: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón”.

Lo ha dicho todo. Ha desvelado lo que constituye la esencia de su ser, lo que le define, lo que él quisiera que fuésemos nosotros: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón”.

¿No podríamos imaginar acaso que al pronunciar estas palabras el Señor debió ver de antemano al que se llamará, más tarde, el más manso de todos los santos, aquél a quien Vicente de Paúl consideraba como la imagen más perfecta de Cristo en la tierra? ¿Aquel que debía fundar sobre la roca de esta Palabra la orden de la Visitación?: nuestro santo Padre Francisco de Sales.

En los escritos de la Madre Ana-Margarita Clément, una de las primeras Superioras del Instituto, se pueden leer las líneas siguientes: “Nuestro bienaventurado Padre recibió la inspiración de fundar una Orden en la Iglesia para honrar el adorable Corazón de Jesús y las dos virtudes que más quiere, la mansedumbre y la humildad que son el fundamento de las Reglas y Constituciones de la Visitación.

Había Órdenes que honraban la predicación de Nuestro Señor, otras sus ayunos, algunas su soledad; otras su pobreza; pero la de la Visitación está establecida para rendir continuo homenaje a su Corazón y para imitar su vida oculta.

Máximas de San Juan Bosco sobre la limosna

LIMOSNAS



·        Quien da limosna para salvar almas, tendrá por recompensa salud y vida larga.

·        Para conseguir limosnas, es preciso que el pueblo comprenda que aún para conseguir ventajas temporales del Señor, le conviene contribuir; y por el .contrario, la avaricia para con las obras de Dios, puede atraer la maldición del cielo.

·        Dios es infinitamente rico y de una generosidad sin límites.

·        Tened fe, rogad mucho, pero acompañad vuestras peticiones con alguna obra de caridad.

·        Dad y se os dará dijo el Señor, y no: prometed y se os dará. Por eso adelantad vuestras obras, para obligar a Dios a ayudaros.

martes, 23 de enero de 2018

Máximas de San Juan Bosco sobre las lecturas

LECTURA


·      *   No leáis cualquier clase de libros escoged los convenientes a vuestra edad, dejad los que pueden ser peligrosos para vuestra salud moral.

·       *  No leáis libros de cuya moralidad no estéis seguros, sin antes consultar a quien os pueda dar un justo criterio.  

·       *  Si estimáis vuestra fe, si apreciáis la salud del alma, no leáis ningún libro, sí antes. no fuera aprobado por el confesor o por otra persona conocida y de acrisolada piedad, observad esto bien.

·        * El veneno es menos dañino para la juventud que los libros malos. En nuestros días, son más peligrosos aún porque abundan los disfrazados de religiosidad.

lunes, 22 de enero de 2018

¿Quién celebra en la Liturgia Católica?

OFICINA PARA LAS CELEBRACIONES LITÚRGICAS
DEL SUMO PONTÍFICE

¿Quién celebra? (CEC nn. 1136-1144)



El Catecismo de la Iglesia Católica (CEC), invocando la Constitución conciliar Sacrosanctum Concilium (cf. n. 8), enseña que “en la liturgia terrena preguntamos y tomamos parte en un anticipo de la liturgia celestial que se celebra en la Ciudad Santa de Jerusalén” (n. 1090). Teniendo este conocimiento puramente teológico, a continuación, confirma que “los que celebran el culto litúrgico, ya están de alguna manera, más allá de los signos, en la liturgia celestial, donde la celebración es enteramente comunión y fiesta” (n. 1136). Y añade: “En esta Liturgia eterna el Espíritu y la Iglesia nos hacen participar, cuando celebramos, en los sacramentos, el misterio de la salvación” (n. 1139).

La acción litúrgica entonces no termina sólo en su dimensión histórica. Más bien, es una prueba (cf. Juan Pablo II, Audiencia general, 28 de junio de 2000), un pálido reflejo de la realidad, sin embargo (cf. Benedicto XVI, Homilía en la celebración de las Vísperas en la Catedral de Notre-Dame de París, 12 de septiembre de 2008), de lo que se lleva a cabo en las alturas sin cesar. La liturgia eclesial, por lo tanto, no es sólo una imitación más o menos fiel de la liturgia celeste, ni mucho menos una celebración de forma paralela o alternativa. Más bien, significa y representa una concreta manifestación sacramental de la liturgia eterna.

domingo, 21 de enero de 2018

Cosas Católicas 14 - La Santa Misa



La Santa Misa

Querido principiante:
En mi última carta mencioné que después de recibir la Eucaristía no deberías pensar demasiado en ti. Al leerlo quizá tu reacción haya sido: “bueno, yo no pienso en mí. No estoy pensando cómo tengo el pelo hoy o a qué santo debería parecerme ahora”. Pero pensar en ti mismo también incluye pensar sobre lo que vas a hacer después en el día o lo que has hecho antes, lo que esa persona te dijo o incluso cómo vas a evangelizar el mundo entero. Sobra decir, ¿estás pensando en ti o en Jesús?
La próxima vez que vayas a Misa detente cuando vuelvas a tu banco y pregúntate: ¿qué tipo de oración estoy haciendo ahora? ¿Cómo he recibido a este Huésped en mi casa? Y pide a Jesús (que está dentro de ti) que te ayude a rezar. Estará más que contento de hacerlo, estoy seguro, si al menos lo intentas.

sábado, 20 de enero de 2018

Domingo III Tiempo Ordinario (Ciclo B) Catena Aurea

Marcos 1, 14-20
Después que fue entregado Juan, llegó Jesús a Galilea predicando el Evangelio del reino de Dios, y diciendo: "Puesto que el tiempo se ha cumplido, y se ha aproximado el reino de Dios, haced penitencia y creed en el Evangelio".
Y pasando por la ribera del mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés, hermano suyo, que estaban echando las redes en el mar, pues eran pescadores, y Jesús les dijo: "Venid en pos de mí, y yo haré que vosotros seáis pescadores de hombres". Y dejando en seguida las redes, le siguieron. Y habiendo pasado un poco adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo y a su hermano Juan, remendando sus redes en la barca, y al punto les llamó. Ellos dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, le siguieron.


San Crisóstomo
San Marcos evangelista sigue en el orden a San Mateo. Es así que, después que dijo que los ángeles lo servían, añadió: "Después que fue entregado Juan llegó Jesús", etc. Después de las tentaciones y de ser servido por los ángeles, partió a Galilea. De este modo nos enseña a no resistir a las violencias de los malvados.

Teof
Es así como nos muestra que en las persecuciones conviene huir y no esperar, más cuando cayéremos, conviene resistir.

San Crisóstomo
El se retiró también con el fin de conservarse para las enseñanzas y curaciones antes de su Pasión y, una vez cumplidas todas estas cosas, hacerse obediente hasta la muerte. 

Domingo III tiempo ordinario (Ciclo B) Guión Litúrgico



ENTRADA:
La Santa Misa es la renovación del Misterio Pascual de Cristo, es decir, de su muerte y resurrección, participando dignamente de ella recibimos la fuerza necesaria para peregrinar en esta vida y seguirlo como sus discípulos. Para iniciar esta celebración nos ponemos de pie y cantamos…

miércoles, 17 de enero de 2018

Profesión pública de las verdades inmutables sobre el matrimonio

Profesión pública
de las verdades inmutables sobre el matrimonio

S.E.R. Mons. Tomash Peta
 Arzobispo Metropolitano
de la arquidiócesis de Santa Maria en Astana

S.E.R. Mons. Jan Pawel Lenga
Arzobispo emérito de Karaganda

S.E.R. Mons. Athanasius Schneider
Obispo auxiliar
de la arquidiócesis de Santa Maria en Astana

   
Después de la publicación de la Exhortación Apostólica “Amoris laetitia” (2016) diversos obispos han emitido a nivel local, regional y nacional normas concernientes a la aplicación de la disciplina sacramental a los fieles llamados “divorciados vueltos a casar”, quienes se unieron en una convivencia estable more uxorio con una persona que no es su legítimo cónyuge, pese a que esté vivo quien sí tiene esa condición, con quien está unido por un válido vínculo matrimonial.

Las normas mencionadas prevén, entre otras cosas, que en casos individuales las personas   llamadas “divorciados vueltos a casar”, puedan recibir los sacramentos de la Penitencia y de la Santa Comunión, pese a continuar viviendo habitual e intencionalmente more uxorio con una persona que no es su legítimo cónyuge. Tales normas han recibido a menudo aprobación de parte de diversas autoridades jerárquicas y algunas de ellas fueron inclusive dadas por buenas por la suprema autoridad de la Iglesia.

La difusión de dichas normas pastorales eclesiásticamente aprobadas han causado una notable y creciente confusión entre fieles y en el clero; confusión ésta que toca manifestaciones centrales de la vida de la Iglesia, como lo son el matrimonio sacramental que da origen a la familia, la iglesia doméstica y el sacramento de la Santísima Eucaristía.

Según la doctrina de la Iglesia sólo el vínculo matrimonial sacramental constituye una iglesia doméstica (cf. Concilio Vaticano II, Lumen gentium, 11). La admisión de los fieles “divorciados vueltos a casar” a la Santa Comunión, que es la expresión máxima de la unidad de Cristo-Esposo con Su Iglesia, significa en la práctica un modo de aprobación y legitimación del divorcio y, en ese sentido, una especie de introducción del divorcio en la Iglesia.

martes, 16 de enero de 2018

San Juan Pablo II en Chile - recuerdos de su visita en 1987

Espiritualidad Bíblica 11 - Bienaventurado el rico... - Mons. Dr. Juan Straubinger

1.   ESPIRITUALIDAD BÍBLICA
1.11.  BIENAVENTURADO EL RICO... (Ecli. XXXI, 8)


I
"Bienaventurado el rico que es hallado sin culpa, y que no anda tras el oro, ni pone su esperanza en el dinero ni en los tesoros" (Ecli. XXXI, 8). Es éste el único caso en que la Sagrada Escritura elogia al rico. Y lo explica en seguida: “porque fué probado por medio del oro y hallado perfecto por lo que reportará gloria eterna; podía pecar y no pecó, hacer mal y no lo hizo" (Ecli. XXXI, 10). Un caso raro, pero no imposible. Una excepción entre los ricos; pues casi todos sucumben a los halagos del oro.
La Epístola del Común de Confesores que cita este texto dice: Bienaventurado el hombre, en lugar de: bienaventurado el rico. Sin embargo, solamente en su forma original se comprende el verdadero sentido del "podía pecar y no pecó", y las alabanzas del Eclesiástico.
De la misma manera es elogiado en la Escritura el patrón, el patrón justo y misericordioso de las parábolas del Evangelio, y una vez un patrón humilde, que se ciñe y sirve a sus siervos (Luc. XII, 37). Ese patrón es figura de Cristo, que de esta manera nos revela uno de los abismales secretos de su humildad redentora. Se refiere que en una casa de insanos se quería saber quién fuese el más demente de todos, y le dieron la palma a uno que declaró estar esperando al rey para que le limpiase los zapatos. Pero mucho más lejos llega, según vemos, la humildad divina en la parábola que acabamos de citar. Y cuidado con querer rechazarla, porque ello sería falsa humildad, como la de Pedro en el lavatorio de los pies (Juan XIII, 8 ss). Jesús tiene derecho a que le creamos esta verdad inaudita que anuncia en la parábola, porque ya nos dijo que El es nuestro sirviente (Luc. XXII, 27), y que no vino para ser servido, sino para servir (Mat. XX, 28).
En el contexto de estos pasajes, Jesús revela ampliamente la superioridad del que sirve sobre el que es servido. ¡Qué luz para el problema social moderno! ¡Jesús obrero, pero no ya sólo como trabajador del músculo, ni como miembro de un gremio, sino como servidor de todos! Y por eso nos dice que entre nosotros el primero servirá a los demás (Mat. XX, 26 s; Luc. XXII, 26). En esto estriba sin duda el gran misterio escondido en la Escritura que dice: "el mayor servirá al menor" (Gén. XXV, 23; Rom. IX, 12).

II

Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario 35 - ¿Podéis? - San Manuel González García

¿PODÉIS?
(Mt 20,22)


Lo que Él ve
Desde el Sagrario de mis abandonos veo pasar todos los días junto a mis iglesias a tantos y tantos hijos... No me miran, pero Yo sí los miro y los sigo con mi mirada a todas partes, por si alguna vez se les ocurre mirar, que se encuentren con mi mirada...
¡Pobrecillos! Veo en sus caras retratada la fatiga de un peso grande, largo, abrumador; aun en las caras de los que pasan riendo adivino la misma fatiga.
¡Claro! ¡Les pesa tanto la cruz! La enfermedad incurable, la escasez de recursos, el agobio de las deudas, los padecimientos de los seres queridos, las torturas de la maledicen-cia y de la calumnia, las comezones de la ambición, las fiebres de las pasiones, los remordimientos de los pecados, los mil contratiempos de la vida humana... ¡Pobrecillos!
¡Cuánto peso sobre hombros tan débiles!

Lo que nosotros veríamos

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter