sábado, 30 de noviembre de 2019

¿Qué es y qué hacer en el adviento? Catecismo de San Pío X


Resultado de imagen para adviento pinturas
1) ¿Por qué se llaman Adviento las cuatro semanas que preceden a la fiesta de Navidad?
— Las cuatro semanas que preceden a la fiesta de Navidad se llaman Adviento, que quiere decir advenimiento o venida, porque en este tiempo la Iglesia se dispone a celebrar dignamente la memoria de la primera venida de Jesucristo a este mundo con su nacimiento temporal.
2) ¿Qué propone la Santa Iglesia a nuestra consideración en el Adviento?

Conferencia del Cardenal Sarah: La importancia de la educación en la misión de la Iglesia


Puede leerse el texto de la conferencia aquí

viernes, 29 de noviembre de 2019

Lecturas del domingo y el catecismo de la Iglesia - 1 domingo de adviento Ciclo A


CICLO A
Primer domingo de Adviento

CEC 668-677, 769: la tribulación final
y la venida de Cristo en gloria
CEC 451, 671, 1130, 1403, 2817: “¡Ven, Señor Jesús!”
CEC 2729-2733: la vigilancia humilde del corazón

Imagen relacionada

y la venida de Cristo en gloria

I. Volverá en gloria
Cristo reina ya mediante la Iglesia ...
668 "Cristo murió y volvió a la vida para eso, para ser Señor de muertos y vivos" (Rm 14, 9). La Ascensión de Cristo al Cielo significa su participación, en su humanidad, en el poder y en la autoridad de Dios mismo. Jesucristo es Señor: posee todo poder en los cielos y en la tierra. El está "por encima de todo principado, potestad, virtud, dominación" porque el Padre "bajo sus pies sometió todas las cosas"(Ef 1, 20-22). Cristo es el Señor del cosmos (cf. Ef 4, 10; 1 Co 15, 24. 27-28) y de la historia. En Él, la historia de la humanidad e incluso toda la Creación encuentran su recapitulación (Ef 1, 10), su cumplimiento transcendente.
669 Como Señor, Cristo es también la cabeza de la Iglesia que es su Cuerpo (cf. Ef 1, 22). Elevado al cielo y glorificado, habiendo cumplido así su misión, permanece en la tierra en su Iglesia. La Redención es la fuente de la autoridad que Cristo, en virtud del Espíritu Santo, ejerce sobre la Iglesia (cf. Ef 4, 11-13). "La Iglesia, o el reino de Cristo presente ya en misterio"(LG 3), "constituye el germen y el comienzo de este Reino en la tierra" (LG 5).
670 Desde la Ascensión, el designio de Dios ha entrado en su consumación. Estamos ya en la "última hora" (1 Jn 2, 18; cf. 1 P 4, 7). "El final de la historia ha llegado ya a nosotros y la renovación del mundo está ya decidida de manera irrevocable e incluso de alguna manera real está ya por anticipado en este mundo. La Iglesia, en efecto, ya en la tierra, se caracteriza por una verdadera santidad, aunque todavía imperfecta" (LG 48). El Reino de Cristo manifiesta ya su presencia por los signos milagrosos (cf. Mc 16, 17-18) que acompañan a su anuncio por la Iglesia (cf. Mc 16, 20).

... esperando que todo le sea sometido

jueves, 28 de noviembre de 2019

Santa Catalina Labouré, esa religiosa tan discreta, que también había visto a la Santísima Virgen


Resultado de imagen para santa catalina laboure

Hacia finales del año 1841, un joven banquero israelita llamado Alfonso Ratisbonne, de una distinguida familia de Estrasburgo (Francia), recala en Roma con motivo de un viaje a Oriente. Su predisposición religiosa hacia la Iglesia Católica es muy hostil, sobre todo después de que un hermano suyo, Teodoro, se haya convertido al catolicismo y ordenado sacerdote. Ya en la Ciudad Santa, se dirige a casa de un amigo, Gustavo de Bussière; pero, en ausencia de éste, le recibe su hermano Teodoro de Bussière, católico ferviente. En el transcurso de la conversación, Alfonso deja traslucir su animadversión hacia la fe católica y manifiesta su inquebrantable adhesión al judaísmo. Bajo la inspiración de la gracia, el señor de Bussière le regala una medalla milagrosa, diciéndole: «Prométame que llevará siempre consigo este pequeño regalo, y le ruego que no lo rechace». Alfonso acepta por cortesía.

Unos días más tarde, el 20 de enero de 1842, los dos amigos acuden a la iglesia de San Andrés delle Frate. Teodoro de Bussière se separa un poco de Alfonso para conversar con un sacerdote. Cuando regresa a su lado, lo encuentra en la capilla de San Miguel, prosternado en un profundo recogimiento. Al cabo de un momento, Alfonso muestra un rostro bañado de lágrimas. Más tarde dirá: «Llevaba muy poco rato en la iglesia cuando, de repente, me sentí sobrecogido por una turbación inexplicable. Levanté la vista y todo el edificio había desaparecido; una única capilla había concentrado, por decirlo de alguna manera, toda la luz, y en medio de aquel resplandor, apareció de pie sobre el altar, grande, brillante, llena de majestad y de dulzura, la Virgen María, tal y como está en la medalla. Una fuerza irresistible me empujó hacia ella. La Virgen me indicó con la mano que me arrodillara, como queriendo decir: ¡Muy bien! Ni siquiera me habló, pero lo entendí todo». El 31 de enero, Alfonso recibe el bautismo. Más tarde llegará a ser sacerdote. Mientras tanto, se informa acerca del origen de la Medalla Milagrosa, pues siente deseos de conocer a sor Catalina Labouré, la religiosa que había recibido aquella revelación, pero no cuenta con la profunda humildad de ésta, quien desea quedar en el anonimato y rechaza la entrevista.

¿Dónde hallar la fuerza?

La tijereta - P. Leonardo Castellani


La tijereta

Resultado de imagen para tijereta ave peleando

Cuando la Tijereta se estableció en lo alto del ombú, todo el mundo previó una catástrofe, porque el Ombú era albergue de toda clase de gente maleante. Pero la Tijereta no tenía otro remedio porque ella siempre anida alto, y en toda la extensión del pago no había fuera de ese árbol más que plantas de duraznillo. Hasta un Carancho tenía su casa alborotada e hirsuta en una rama, y en el pie vivía un Lechuzón misántropo. Había dos Urracas que comen huevos, había Carpinteros de pico de hierro y todo género de Juanchiviros antipáticos y camorreros...

Amigos de Dios, pronto se vio que el nido duraba. En primer lugar, estaba bien trabajado y en sitio guarnecido. Luego, la Tijereta madre estaba siempre vigilando. Y un día, que todo el heterogéneo vecindario del Ombú presenció espantado la corrida en pelo que le dieron las Tijeretas a un Pirincho que se arrimó al nido –descuidadamente según él–, y lo sacaron corriendo porque no paró en dos cuadras, se convencieron los maleantes vecinos que aquella gentecita al parecer tan infeliz no era de pelar con la uña.

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa: himnos litúrgicos


Imagen relacionada

La Congregación de la Misión fundada por San Vicente de Paul celebra cada 27 de noviembre la "fiesta" de la Virgen Inmaculada de la sagrada Medalla Milagrosa. Los siguientes son los himnos propios de la Liturgia de las Horas:

Oficio de lectura

Ave, luz mañanera,
puerta santa del cielo,
tú eres de Dios la aurora,
oh, Virgen, Madre del Verbo.

Ave, llena de gracia,
entre todas, la bendita.
Tú cambias el nombre de Eva,
pues eres Madre de Vida.

Ave, Madre piadosa,
nuestra dulce abogada.
Alumbra las mentes ciegas,
concédenos toda gracia.

Ave, Virgen gloriosa,
casta flor inviolada.
Consérvanos siempre puros,
sé fortaleza del alma.

Ave, Madre clemente,
ave, Reina del cielo.
Otórganos ver a Cristo,
cantar en pos del Cordero.

Ave, Madre divina;
ave templo sagrado.
Acepte por ti los ruegos
Aquel que vino a salvarnos.

Gloria a Dios Trino y Uno.
Gloria al Padre y al Hijo
y al Dios que procede de Ambos,
honor por todos los siglos.


Laudes

7 significados en la Medalla Milagrosa


7 significados en la Medalla Milagrosa
 No hay descripción de la foto disponible.
La Virgen de la Medalla Milagrosa, cuya fiesta es el 27 de noviembre, le pidió a Santa Catalina Labouré que realizara una medalla según lo que presenció durante la aparición y, por ello, este objeto cuenta con varios detalles que ayudan a entender su real significado.
Esto es lo que indican los símbolos que aparecen en la Medalla Milagrosa.
1. Triunfo sobre Satanás

martes, 26 de noviembre de 2019

Lección católica 7 ¿Por qué Dios se revela a sí mismo?

CARTA A LOS OBISPOS DE LA IGLESIA CATÓLICA SOBRE LA ATENCIÓN PASTORAL A LAS PERSONAS HOMOSEXUALES


CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE

CARTA A LOS OBISPOS DE LA IGLESIA CATÓLICA
SOBRE LA ATENCIÓN PASTORAL
A LAS PERSONAS HOMOSEXUALES

Resultado de imagen para carta a los obispos sobre la atención pastoral a personas homosexuales
  
1. El problema de la homosexualidad y del juicio ético sobre los actos homosexuales se ha convertido cada vez más en objeto de debate público, incluso en ambientes católicos. En esta discusión frecuentemente se proponen argumentaciones y se expresan posiciones no conformes con la enseñanza de la Iglesia Católica, que suscitan una justa preocupación en todos aquellos que están comprometidos en el ministerio pastoral. Por consiguiente, esta Congregación ha considerado el problema tan grave y difundido, que justifica la presente Carta, dirigida a todos los Obispos de la Iglesia Católica, sobre la Atención Pastoral a las personas homosexuales.

2. En esta sede, naturalmente, no se puede afrontar un desarrollo exhaustivo de tan complejo problema; la atención se concentrará más bien en el contexto específico de la perspectiva moral católica. Esta encuentra apoyo también en seguros resultados de las ciencias humanas, las cuales, a su vez, tienen un objeto y un método propio, que gozan de legítima autonomía.
La posición de la moral católica está fundada sobre la razón humana iluminada por la fe y guiada conscientemente por el intento de hacer la voluntad de Dios, nuestro Padre. De este modo la Iglesia está en condición no sólo de poder aprender de los descubrimientos científicos, sino también de trascender su horizonte; ella está segura que su visión más completa respeta la compleja realidad de la persona humana que, en sus dimensiones espiritual y corpórea, ha sido creada por Dios y, por su gracia, llamada a ser heredera de la vida eterna.
Sólo dentro de este contexto, por consiguiente, se puede comprender con claridad en qué sentido el fenómeno de la homosexualidad, con sus múltiples dimensiones y con sus efectos sobre la sociedad y sobre la vida eclesial, es un problema que concierne propiamente a la preocupación pastoral de la Iglesia. Por lo tanto se requiere de sus ministros un estudio atento, un compromiso concreto y una reflexión honesta, teológicamente equilibrada.

domingo, 24 de noviembre de 2019

Los Secretos del Cristo Rey del Cubilete

Historia del santuario de Cristo Rey en el Cerro del Cubilete en México

Oración de consagración a Cristo Rey del pueblo mexicano


ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A CRISTO REY

Imagen relacionada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, CRISTO REY DE LA PAZ, llenos de júbilo venimos hoy a postrarnos ante Ti y gozosos te proclamamos, una vez más, Rey Eterno de la Nación Mexicana. Coronamos tu frente con una diadema de corazones mexicanos, para que rijas a tu pueblo amado. Eres Rey, así lo afirmaste en tu Pasión; eres Salvador, así te manifestaste en tu Resurrección; eres el Hijo del Padre, así te reconocemos en tu divinidad; eres la Fuente del Amor, así lo expresaste al morir por nosotros en la Cruz. México, siempre fiel, desea volver a entronizar tu Corazón en todos los hogares e implantarlo en la sociedad, para rendirte el homenaje que mereces como Rey y Señor del Universo.
Consagramos a tu Corazón esta Iglesia que peregrina en México, con sus Obispos, Presbíteros y Diáconos, Religiosos y Religiosas y Fieles laicos, y a las nuevas vocaciones sacerdotales y de vida consagrada, para que tengan una sólida formación en el seguimiento radical de tu Evangelio y en una generosa entrega para la salvación de sus hermanos, impulsados por una profunda vida espiritual.

sábado, 23 de noviembre de 2019

VINE A ADORARTE - canción católica


Vine a adorarte

Tú eres la luz
Que brilló en las tinieblas
Abrió mis ojos pude ver
Mi corazón adora tu hermosura
Esperanza de vida eres Tú

Vine adorarte, vine a postrarme
Vine a decir que eres mi Dios
Solo Tú eres grande, solo Tú eres digno
Eres asombroso para mi
Tú eres el Rey
Grandemente exaltado

Importancia de arrodillarse ante el Señor - Mons Nicola Bux


Intervención de monseñor Nicola Bux

IMPORTANCIA DE ARRODILLARSE ANTE EL SEÑOR

En la Conferencia
“La majestad y el amor infinito de la Sagrada Comunión”
Celebrada en Roma el sábado 5 de octubre de 2019

Resultado de imagen para arrodillarse eucaristia

Entre las principales puntos de vista expuestos en los apuntes de Benedicto XVI que se publicaron el pasado mes de abril se encuentra el siguiente:

«Dios se ha hecho hombre por nosotros. La criatura humana le es tan sumamente cara que se ha unido a ella y así ha entrado de manera concreta en la historia humana. Habla con nosotros, vive con nosotros, padece con nosotros y ha asumido sobre sí la muerte por nosotros.» He aquí la esencia del sacrificio eucarístico. «Pensemos esto reflexionando sobre un punto central, la celebración de la santa Eucaristía. Nuestro trato con la eucaristía no puede por menos de suscitar preocupación. En el Concilio Vaticano II se trató ante todo de devolver este sacramento de la presencia del cuerpo y de la sangre de Cristo, de la presencia de su persona, su pasión, muerte y resurrección, al centro de la vida cristiana y de la existencia de la Iglesia. En parte así ha sucedido y debemos dar gracias al Señor de corazón por ello. Pero ha predominado otra actitud: no impera un nuevo respeto ante la presencia de la muerte y resurrección de Cristo, sino una forma de trato con Él que destruye la dimensión del misterio. El descenso en la participación de la eucaristía dominical muestra lo poco que los cristianos de hoy son capaces de apreciar la dimensión del don que consiste en su presencia real. La eucaristía se rebaja a un gesto ceremonial, cuando se considera normal distribuirla como exigencia de cortesía en fiestas familiares o en ocasión de matrimonios o entierros a todos los invitados por razón de parentesco. La normalidad con la que en algunos lugares los presentes simplemente reciben también el Santísimo Sacramento muestra que en la comunión no se ve más que un gesto ceremonial. Si pensamos qué habría que hacer, es claro que no necesitamos una Iglesia diferente pensada por nosotros. Lo que es necesario, más bien, es renovar la fe en la eficacia de Jesucristo en el Sacramento que se nos da a nosotros» (III,2).

Tras relatar un sacrílego episodio descrito por una joven víctima de un sacerdote pedófilo, Benedicto concluye: «Sí, tenemos que implorar urgentemente perdón y pedirle y suplicarle que nos dé a comprender de nuevo toda la medida de su Pasión de su sacrificio. Y tenemos que hacerlo para proteger de los abusos el regalo de la eucaristía.
» (Íbid.)

viernes, 22 de noviembre de 2019

Cosas católicas 36 - La pereza


¿Tienes una tendencia a la pereza? ¿te has preguntado alguna vez qué es la pereza? ¿Te parece a veces que la pereza está...invadiendo la tierra...? ¿Cómo se puede vencer la pereza? Este video explica por qué tenemos una tendencia a la pereza y cómo y por qué debemos combatirlo de una manera cinemática y graciosa.

jueves, 21 de noviembre de 2019

La presentación de la Virgen María en el templo - San Alfonso María de Ligorio


San Alfonso María de Ligorio
en  Las Glorias de María

 
Discurso tercero

PRESENTACIÓN DE MARÍA
EN EL TEMPLO


El ofrecimiento que hizo María de sí misma a Dios, fue pronto y sin demora, fue por entero y sin reservas
         No hubo ni habrá jamás un ofrecimiento hecho por una criatura, ni más grande ni más perfecto que el que hizo la niña María a Dios cuando se presentó en el Templo para ofrecerle, no incienso ni cabritillas, ni monedas de oro, sino a sí misma del todo y por entero, en perfecto holocausto, consagrándose como víctima perpetua en su honor. Muy bien comprendió la voz del Señor que la llamaba a dedicarse toda entera a su amor, con aquellas palabras: “Levántate, apresúrate, amiga mía… y ven” (Ct 2, 10). Por eso quería su Señor que se dedicara del todo a amarlo y complacerlo: “Oye, hija mía, mira, inclina tu oído y olvida tu pueblo y la casa paterna” (Sal 44, 14). Y ella, al instante siguió la llamada de Dios.
Veamos pues cuán agradable fue a Dios el ofrecimiento que María hizo de sí misma a Dios al consagrarse al punto y sin demora, enteramente y sin reserva.

PUNTO 1º
 1. María se ofreció a Dios sin demora
 Es seguro que desde el primer instante en que esta celestial niña fue santificada en el seno de su madre, que fue desde el primer instante de su Inmaculada Concepción, ella recibió el uso perfecto de la razón para poder desde el primer momento comenzar a merecer, como lo afirman con sentencia común los doctores con el P. Suárez. Él dice que, siendo el modo más perfecto que usa Dios para santificar a un alma, santificarla por sus propios méritos, como lo enseña santo Tomás, así debe creerse que fue santificada la Santísima Virgen. Si este privilegio fue concedido a los ángeles y a Adán, como enseña El Angélico, mucho más debemos creer que se concedió a la Madre de Dios, habiéndose dignado el Señor elegirla por madre suya, se ha de creer con toda certeza que había de otorgarle mayores dones que a todas las demás criaturas. Así lo enseña el mismo santo doctor: “De ella recibió la naturaleza humana y por eso, debió recibir de Cristo más plenitud de gracia que todos los demás”. Y es que, siendo la madre, dice el P. Suárez, tiene un derecho cierto y del todo singular sobre todos los dones de su Hijo. Y así como por la unión hipostática era necesario que Jesús poseyera todas las gracias en plenitud, así fue del todo conveniente que Jesús, por deber de naturaleza otorgara a María gracias mayores que las concedidas a todos los santos y ángeles juntos.

2. María entregó su voluntad al Señor

La Presentación de Santa María Virgen Himnos de la Liturgia


La Presentación de Santa María Virgen
Himnos de la Liturgia


Oficio de lectura

Salve, Madre de misericordia,
madre de esperanza y de perdón,
madre de Dios y madre de gracia,
madre llena de gozo y de amor.

Jardín floral de virtudes lleno,
todo fragante, de rico olor,
madre querida, con tus consuelos
atiende, pía, nuestro dolor.

Te creó el Padre sumo, increado;
su Unigénito tu seno honró;
el Espíritu Almo te fecunda,
a los tres damos gloria y honor. Amén.

Laudes

miércoles, 20 de noviembre de 2019

El crucifijo en el centro del altar en la Misa “hacia el pueblo”


OFICINA PARA LAS 
CELEBRACIONES LITÚRGICAS
DEL SUMO PONTÍFICE
El crucifijo en el centro del altar 
en la Misa “hacia el pueblo”

 Imagen relacionada

Desde tiempos remotos, la Iglesia estableció signos sensibles que ayudaran a los fieles a elevar el alma a Dios. El Concilio de Trento, refiriéndose en particular a la Santa Misa, motivó esta costumbre recordando que “Como la naturaleza humana es tal que sin los apoyos externos no puede fácilmente levantarse a la meditación de las cosas divinas, por eso la piadosa madre Iglesia instituyó determinados ritos [...] con el fin de encarecer la majestad de tan grande sacrificio [la Eucaristía] e introducir las mentes de los fieles, por estos signos visibles de religión y piedad, a la contemplación de las altísimas realidades que en este sacrificio están ocultas” (DS 1746).

Uno de los signos más antiguos consiste en volverse hacia oriente para rezar. Oriente es símbolo de Cristo, el Sol de justicia. “Erik Peterson ha demostrado la estrecha conexión entre la oración hacia oriente y la cruz, conexión evidente como muy tarde en el periodo constantiniano. [...] Entre los cristianos se difundió la costumbre de indicar la dirección de la oración con una cruz sobre la pared oriental en el ábside de las basílicas, pero también en las habitaciones privadas, por ejemplo, de monjes y eremitas” (U.M. Lang, Rivolti al Signore, Siena 2006, p. 32).

sábado, 9 de noviembre de 2019

La naturalización de lo antinatural - Mons. Héctor Aguer


La naturalización de lo antinatural
Monseñor Héctor Aguer

Resultado de imagen para hector aguer

El relativismo y el subjetivismo dominan en una especie de moral existencialista e individualista, ajena a la dimensión social del ser humano. El favor oficial promueve estas nuevas orientaciones culturales.

Uno de los datos definitorios de la cultura que va imponiéndose globalmente es la negación del concepto y la realidad de la naturaleza. Esta negación es de carácter metafísico, con una proyección inmediata en la antropología, en la concepción del hombre. El Diccionario de la Real Academia nos ilustra así: la naturaleza es «la esencia y propiedad característica de cada ser». Según la nueva visión de las cosas, no hay nada que sea dado, lo recibido, aquello que nosotros no construimos y que constituye la identidad nativa de cuanto existe. Precisamente, se llama constructivismo la teoría gnoseológica y sociológica que afirma que la realidad -incluso el ser humano en su original bipolaridad de varón y mujer- es producto de la evolución de la cultura, del ingenio y la industria del hombre. En términos teológicos equivale a la negación de la Creación, es una rebelión contra ella, no recibimos nada, ya que todo es fruto del devenir histórico; lo hacemos nosotros.

viernes, 8 de noviembre de 2019

El Zorzalito - P. Leonardo Castellani S.J.


El zorzalito

 Resultado de imagen para zorzal criollo

Salió del nido una tarde de verano, dio un revuelo con sus alas todavía un poco inseguras, se sentó en la copa del aguaribay, emitió un silbido agudo que hizo callar atento a todo el monte, y después ensayó un gorjeo y luego un trino que salió lleno y limpio como el viento de la tarde entre las hojas.

El mismo extrañaba la potencia y agilidad de su garganta. La Calandria, para oírlo mejor, voló hasta su rama en silencio. El Zorzalito entusiasmado había iniciado una magnífica sinfonía. El zumbido de la brisa, las quejas de las hojas, la orquesta rumorosa del amanecer, el aliento de la noche estrellada, el grito de los árboles bajo el sacudón de la tormenta, todas las hondas impresiones que había recogido en su nido, pasaron a su garganta y se vertieron en el silencio crepuscular convertidas en sonidos tan hermosos que la Calandria creyó que ella misma nunca había entendido el monte hasta el momento...

jueves, 7 de noviembre de 2019

La Iglesia tiene el deber de asumir un papel sustitutivo para compensar el colapso de sectores enteros de la sociedad civil y de las autoridades públicas. Card. Robert Sarah


La importancia de la educación 
en la misión de la Iglesia hoy

Cardenal Robert Sarah
Conferencia en la presentación del 
Congreso de Católicos y vida pública

Imagen relacionada



La educación está en el corazón de la misión de la Iglesia - Los desafíos antropológicos de la crisis actual de la educación - Educación en las virtudes intelectuales y morales: subjetivación adecuada



Eminencias, Excelencias, queridos hermanos sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas, queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Siento una gran alegría por estar presente en esta prestigiosa Universidad San Pablo-CEU de Madrid para participar en el XXI Congreso de Católicos y Vida Pública, al que han tenido la bondad de invitarme para hablarles de «la importancia de la educación en la misión de la Iglesia hoy». Querría expresar mi más profunda gratitud al Excelentísimo señor don Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Asociación Católica de Propagandistas y de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, así como a don Rafael Sánchez Saus, Director de este Congreso, y a sus colaboradores, en particular a don José Francisco Serrano Oceja, por su acogida tan calurosa y delicada.

Es también una gran alegría para mí saludar, muy particularmente, a sus Eminencias los señores cardenales Carlos Osoro Sierra, arzobispo de Madrid; Antonio Cañizares Llovera, arzobispo de Valencia, y Antonio María Rouco Varela, arzobispo emérito de Madrid, así como a los rectores de las distintas universidades católicas, por su presencia y su buena disposición, tan cordiales.

También querría saludar y agradecer muy cordialmente a los sacerdotes, religiosos, y a todos ustedes, hermanos y hermanas, que han venido a honrarme con su presencia y con su amistad, participando en este encuentro.

La Iglesia es Mater, pero también es Magistra. Esto es una forma de comprender uno de sus aspectos esenciales. Pío XI llega a afirmar que «todo este conjunto de tesoros educativos de infinito valor pertenece de una manera tan íntima a la Iglesia, que viene como a identificarse con su propia naturaleza, por ser la Iglesia el Cuerpo místico de Cristo, la Esposa inmaculada de Cristo y, por lo tanto, Madre fecundísima y educadora soberana y perfecta. También el grande y genial san Agustín, de quien pronto celebraremos el decimoquinto centenario de su muerte, pronunció, llevado por un santo amor a tal madre, con estas palabras: “¡Oh Iglesia católica, Madre verdadera de los cristianos! Con razón predicas no solo que hay que honrar pura y castamente a Dios, cuya posesión es vida dichosa, sino que también abrazas el amor y la caridad del prójimo, de tal manera que en ti hallamos todas las medicinas eficaces para los muchos males que por causa de los pecados aquejan a las almas. Tú adviertes y enseñas puerilmente a los niños, fuertemente a los jóvenes, delicadamente a los ancianos, conforme a la edad de cada uno, en su cuerpo y en su espíritu… Tú con una libre servidumbre sometes a los hijos a sus padres y pones a los padres delante de los hijos con un piadoso dominio. Tú, con el vínculo de la religión, más fuerte y más estrecho que el de la sangre, unes a hermanos con hermanos… Tú, no solo con el vínculo de la sociedad, sino también con el de una cierta fraternidad, ligas a ciudadanos con ciudadanos, a naciones con naciones; en una palabra, unes a todos los hombres con el recuerdo de los primeros padres. Enseñas a los reyes a mirar por los pueblos y amonestas a los pueblos para que obedezcan a los reyes Enseñas diligentemente a quién se debe honor, a quién afecto, a quién reverencia, a quién temor, a quién consuelo, a quién aviso, a quién exhortación, a quién corrección, a quién represión, a quién castigo, mostrando cómo no todo se debe a todos, pero sí a todos la caridad y a ninguno la ofensa”» [1]. Toda madre es educadora, pero no toda educadora es madre. Por tanto, la Iglesia debe ejercer su misión educadora según una modalidad maternal.

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Los signos externos de devoción por parte de los fieles


OFICINA PARA LAS CELEBRACIONES 
LITÚRGICAS DEL SUMO PONTÍFICE

Los signos externos de devoción por parte de los fieles

Imagen relacionada

    Si abrimos el Catecismo de la Iglesia Católica leemos: “En la Liturgia de la Nueva Alianza, toda acción litúrgica, especialmente la celebración de la Eucaristía y de los Sacramentos es un encuentro entre Cristo y la Iglesia”)[1]. La Liturgia es pues el “lugar” privilegiado del encuentro de los cristianos con Dios y con quien Él envió, Jesucristo (cf. Jn 17,3)[2].

    En este encuentro la iniciativa, como siempre, es del Señor que se sitúa en el centro de la ecclesia, ahora resucitado y glorioso. De hecho, “si en la liturgia no destacase la figura de Cristo, que es su principio y está realmente presente para hacerla válida, ya no tendríamos la liturgia cristiana, totalmente dependiente del Señor y sostenida por su presencia creadora”[3].

    Cristo precede a la asamblea que celebra. Él –que actúa inseparablemente unido al Espíritu Santo- la convoca, la reúne y la instruye. Por eso, la comunidad, y cada fiel que la forma, “debe prepararse para encontrar a su Señor, debe ser un pueblo bien dispuesto”[4]. A través de las palabras, las acciones y los símbolos que constituyen la trama de cada celebración, el Espíritu Santo pone a los fieles y a los ministros en relación viva con Cristo, Palabra e imagen del Padre, a fin de que puedan incorporar a su vida el sentido de lo que oyen, contemplan y realizan[5]. De ahí que “toda celebración sacramental es un encuentro de los hijos de Dios con su Padre, en Cristo, y en el Espíritu Santo, y este encuentro se expresa como un diálogo a través de acciones y de palabras”[6].

lunes, 4 de noviembre de 2019

El ejemplo de San Carlos nos anima a comenzar siempre desde un compromiso serio de conversión personal y comunitaria - Benedicto XVI


MENSAJE DE
SU SANTIDAD BENEDICTO XVI 
AL ARZOBISPO DE MILÁN 
CON OCASIÓN DEL IV CENTENARIO
DE LA CANONIZACIÓN 
DE SAN CARLOS BORROMEO

LUMEN CARITATIS

Resultado de imagen para san carlos borromeo

Al venerable hermano
cardenal DIONIGI TETTAMANZI
arzobispo de Milán

Lumen caritatis. La luz de la caridad de San Carlos Borromeo iluminó a toda la Iglesia y, renovando las maravillas del amor de Cristo, nuestro Pastor Supremo y Eterno, trajo nueva vida y nueva juventud al rebaño de Dios, que estaba pasando por tiempos dolorosos y difíciles. Es por esto que de todo corazón me uno a la alegría de la Arquidiócesis Ambrosiana al conmemorar el cuarto centenario de la canonización de este gran pastor, que tuvo lugar el 1 de noviembre de 1610.

1. La era en que vivió Carlos Borromeo fue muy delicada para el cristianismo. En ella, el Arzobispo de Milán dio un espléndido ejemplo de lo que significa trabajar por la reforma de la Iglesia. Hubo muchos desórdenes por sancionar, muchos errores por corregir, muchas estructuras por renovar; y, sin embargo, San Carlos trabajó para una reforma profunda de la Iglesia, comenzando con su propia vida. Es hacia él mismo, de hecho, que el joven Borromeo promovió el primer y más radical trabajo de renovación. Su carrera comenzó de una manera prometedora según los cánones de la época: para el hijo menor de la noble familia Borromeo, le esperaba un futuro de tranquilidad y éxito, una vida de iglesia llena de honores, pero sin deberes ministeriales; A esto se agregó la posibilidad de asumir el liderazgo de la familia tras la repentina muerte de su hermano Federico.

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter