domingo, 10 de junio de 2018

Creí, por eso hablé - Homilía de Mons. Héctor Aguer en la Misa en la que se despide de la Arquidiócesis de La Plata


Creí, por eso hablé
S.E.R. Mons. Héctor Aguer

Homilía en la Misa
de despedida de la
Arquidiócesis de La Plata
Iglesia Catedral - 10 de junio de 2018


     El Génesis, primer libro de la Torá hebrea, comienza con la palabra Bereshit,  en el principio. El texto, en el que se transmite la revelación divina sobre la protohistoria de la humanidad, asume tradiciones, estilos y elementos culturales muy diversos, como corresponde a la encarnación de la Palabra. El Evangelio de Juan comienza con la misma expresión: En arjé, en el principio era el Lógos, el Verbo, y este principio es el de la nueva creación. El fragmento del capítulo tercero del Génesis, que escuchamos como primera lectura de esa liturgia, expone las consecuencias dramáticas de lo que la teología católica llama pecado original. La protohistoria da paso a la historia, que empieza mal, con la pérdida de la situación edénica, paradisíaca; la cercanía con Dios queda perturbada por el hombre mismo, que pretende ponerse en el lugar de su creador. Entonces sobreviene el exilio de los desterrados hijos de Eva; habrá que esperar que la Mujer, la nueva Eva, y su descendencia que es Cristo, aplasten la cabeza de la serpiente. Entre tanto, y aun después de la realidad efectiva de la redención de la que gozamos, falta que podamos echar mano, finalmente, al árbol de la vida, en el post exsilium en el que María nos muestre el rostro de Jesús, como aspiramos en la Salve Regina

     Los símbolos que se destacan en el relato genesíaco son ancestrales, tienen raíces en las más diversas culturas. A la luz de la fenomenología de las religiones, la historia comparada de éstas, y sobre todo a la luz de la fe cristiana, las figuras empleadas resultan fácilmente comprensibles. En el ambiente cultural de la época de la redacción, fecha que es todavía discutible, el árbol, la serpiente, la mujer y su relación con el varón corresponden a conceptos arraigados en la experiencia humana, y de valor sagrado. En el libro del Apocalipsis (12, 9) se habla de la antigua Serpiente, llamada Diablo o Satanás, seductor del mundo entero; allí se la identifica también como Dragón. Al lector de la antigüedad no podían sorprenderle estas expresiones, simbólicas o míticas, que hablan de una realidad, la de ese siniestro entrometido en la historia humana, cuya existencia y actuación son indiscutibles para la fe que profesamos; y comprobable en los hechos, en muchísimos hechos que resultarían incomprensibles si se descartara este dato. Quiero decir que el diablo existe.

Cosas católicas 26 - La Santidad


¿Te gustan los tiros, las peleas, el chocolate y un buen vaso de leche? ¿Tienen algo que ver con la santidad?

sábado, 9 de junio de 2018

Domingo X (ciclo b) Catena Aurea


Marcos 3, 20-35
Y vinieron a la casa, y concurrió de nuevo tal tropel de gente, que ni siquiera podían tomar alimento. Y cuando lo oyeron sus deudos salieron para recogerle; porque decían que había perdido el juicio. Y los escribas, que habían bajado de Jerusalén, decían: "Está poseído de Beelzebub; y así por arte del príncipe de los demonios es como lanza los demonios".
Y Jesús habiéndolos convocado, les decía en parábolas: "¿Cómo puede Satanás expeler a Satanás? Y si un reino está dividido contra sí mismo, es imposible que subsista el tal reino. Y si una casa estuviera dividida contra sí misma, la tal casa no puede quedar en pie. Conque si Satanás se levanta contra sí mismo, está su reino en discordia, y no puede durar, antes está cerca su fin. Ninguno puede entrar en la casa del valiente para robarle sus alhajas, si primero no ata bien al valiente: después sí que podrá saquear la casa. En verdad os digo, añadió, que todos los pecados se perdonarán fácilmente a los hijos de los hombres, y aun las blasfemias que dijeren; pero el que blasfemare contra el Espíritu Santo no tendrá jamás perdón, sino que será reo de eterno juicio o condenación". Les decía esto porque le acusaban de que estaba poseído del espíritu inmundo.
Entre tanto llegan su Madre y hermanos o parientes, y quedándose fuera, enviaron a llamarle. Estaba mucha gente sentada alrededor de El, cuando le dicen: "Mira que tu Madre y tus hermanos allí fuera te buscan". A lo que respondió diciendo: "¿Quién es mi madre y mis hermanos?" Y dando una mirada a los que estaban sentados en torno suyo, dijo: "Veis aquí a mi madre y a mis hermanos; porque cualquiera que hiciere la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre".


Beda
Conduce el Señor a la casa a los apóstoles elegidos en el monte, como para advertirles que deben volver a su conciencia después de haber recibido la dignidad del apostolado. "De aquí vinieron a la casa, y concurrió de nuevo tal tropel de gente, que ni siquiera podían tomar alimento". 

Pseudo-Crisóstomo
Ingratas eran ciertamente las turbas de los sacerdotes, cuyo orgullo les impedía conocer a Jesús, mientras que iba a El agradecida la muchedumbre del pueblo.

Beda
¡Cuál no sería esta bienaventurada muchedumbre, para quien tanto importaba alcanzar la salvación, que ni al Autor de ella ni a los que con El estaban dejaban ni una hora libre para comer! Pero falta la estimación de sus deudos para Aquel a quien no deja la turba de los extraños. "Entre tanto algunos de sus deudos", etc. Como no podían comprender las sapientísimas palabras que oían, creían que había hablado como un enajenado. "Porque decían, prosigue, que había perdido el juicio". 

Domingo X (ciclo b) Guión litúrgico



Entrada:
 Nos reunimos hoy para celebrar el décimo domingo del Tiempo Ordinario. El domingo es el día del Señor y es necesario santificarlo. Se lo santifica participando activamente del Santo Sacrificio de la Misa. Participemos de esta Eucaristía con un corazón generoso que se entregue totalmente a Dios.

viernes, 8 de junio de 2018

Cristo Jesús en Ti la patria espera - Canción al Sagado Corazón



CRISTO JESUS

Cristo Jesús, en ti la Patria espera,
gloria buscando con intenso ardor.
Guíala tú, bendice su bandera,
dando a su faz magnífico esplendor.

¡Salve divino foco de amor!,
¡salva a la pueblo Argentino,
escucha su clamor!,
¡salva al pueblo Argentino,
Sagrado Corazón!.

Cristo Jesús, altar donde se ofrece
todo el amor que el mundo tiene a Dios,
haz que el amor nos una en esta vida
para formar un solo corazón.

Cristo Jesús, por quien la Patria espera
ser un hogar de paz y libertad,
haz que por ti, la Patria en que vivimos
sea un anuncio de lo celestial.

Postrado a Vuestros Pies - Canción al Sagrado Corazón.


Postrado a vuestros pies humildemente
vengo a pediros dulce Jesús mío.
poderos repetir constantemente
¡SAGRADO CORAZÓN EN VOS CONFIÓ!

Si la confianza es prueba de ternura
y esa prueba de amor daros ansió
aun cuando este sumido en la amargura.
¡SAGRADO CORAZÓN EN VOS CONFIÓ!

jueves, 7 de junio de 2018

Acto de reparación al Sagrado Corazón de Jesús - Pío XI



Acto de Reparación
al Sagrado Corazón de Jesús

del Papa Pio XI


¡Oh dulcísimo Jesús, cuyo inmenso amor a los hombres no ha recibido en pago, de los ingratos, más que olvido, negligencia y menosprecio! Vednos postrados ante vuestro altar, para reparar, con especiales homenajes de honor, la frialdad indigna de los hombres y las injurias con que, en todas partes, hieren vuestro amantísimo Corazón.

Mas recordando que también nosotros alguna vez nos manchamos con tal indignidad de la cual nos dolemos ahora vivamente, deseamos, ante todo, obtener para nuestras almas vuestra divina misericordia, dispuestos a reparar, con voluntaria expiación, no sólo nuestros propios pecados, sino también los de aquellos que, alejados del camino de la salvación y obstinados en su infidelidad, o no quieren seguiros como a Pastor y Guía, o, conculcando las promesas del Bautismo, han sacudido el suavísimo yugo de vuestra ley.

Tu Corazón Jesús - Canción al Sagrado Corazón


1.-Tu corazón Jesús
es fuente de dulzura,
Do acude el pecador
sus penas a endulzar

Y el tuyo es, ¡oh María!
el áncora segura
Del alma a quien Satán
te quiere arrebatar.

Corazón santo de mi Señor.
Acoge el canto que alza mi voz
y tu María a la mansión
De tu reinado condúcenos.

Dueño de mi vida, vida de mi amor - Canción al Sagrado Corazón


Dueño de mi vida
vida de mi amor,
ábreme la herida
de tu Corazón.

1. Corazón divino,
dulce cual la miel,
Tú eres el camino
para el alma fiel.

Sagrado Corazón, Eterna Alianza - Canción al Sagrado Corazón


Sagrado Corazón, Eterna Alianza
en donde escribe Dios la ley de gracia.

Sagrado Corazón, oh Víctima de amor,
en Ti confío, en Ti confío.

miércoles, 6 de junio de 2018

Corazón santo Tu Reinarás - Canción al Sagrado Corazón


Corazón Santo, tú reinarás,
Tú nuestro encanto siempre serás.

Venid cristianos que acá en el suelo,
como en el cielo se ha de adorar,
también nosotros adoraremos
y ensalzaremos al Dios de paz.

Corazón Santo, tú reinarás,
Tú nuestro encanto siempre serás.

Corazón dulce, manso y clemente,
Divina fuente de santidad.
Tu eres la prenda de mi victoria
Tu eres mi gloria mi eterna paz

Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario 47 - Todo lo que pidiereis al Padre en mi Nombre lo haré - San Manuel González García


EL CORAZÓN DE JESÚS AL CORAZÓN DEL SACERDOTE

VI. Y TODO LO QUE PIDIEREIS AL PADRE EN MI NOMBRE LO HARÉ: PARA QUE SEA GLORIFICADO El PADRE EN El HIJO
(Jn 14,13)


No te vendrá mal
Sacerdote, que vienes a pasar este rato conmigo, que me dedique a ensanchar tu corazón y a dilatar los horizontes de tu alma.
¡Abruma y achica tanto a las almas el mundo! Y ¡están tan tentados de encogimiento y cansancio mis sacerdotes que andan por medio de él!...
Déjame que ante todo te pregunte como en otro tiempo a mis apóstoles: ¿tú quién dices que soy Yo?
Y después de esa pregunta mía y de la respuesta tuya, igual seguramente a la de Pedro, insto:
¿Y te has puesto a pensar en lo que ese Padre es para su Hijo y ese Hijo es para su Padre?
Puedo asegurarte que la mayor parte de los desmayos de fe y de esperanza que padecen mis ministros, proviene de no meditar en lo que mi Padre me quiere a Mí y en lo que Yo valgo para mi Padre.

Lo que el Padre quiere al Hijo

martes, 5 de junio de 2018

Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario 46 - Hombre de poca fe - San Manuel González García


EL CORAZÓN DE JESÚS AL CORAZÓN DEL SACERDOTE

V. ¡HOMBRE DE POCA FE!...
(Mt 14,31)


Conoces la historia de esas dos palabras, ¿verdad?
Por lo menos el principio de esa historia.
Puedo decirte que esa historia, que tú conoces, no es otra que el principio de una historia que todavía no se ha acabado de representar.
Aquella escena del apóstol mío sumergiéndose en las aguas por falta de fe en Mí ¡se reproduce tanto!, y he tenido y tengo a tantos que repetir, desde mi Sagrario, al par que les doy la mano, para que no se ahoguen:
¡Hombre de poca fe!...
Yo estoy cierto que mis sacerdotes creen en Mí y que con gusto darían su sangre por confesarme Dios y Hombre verdadero realmente presente en la Hostia consagrada; pero también estoy cierto de que ¡siento palpitar tan poco en torno mío la vida de fe!

Fe muerta o mortecina

Carta del Card. Ladaria al Card. Marx sobre la comunión eucarística a los protestantes



Ciudad del Vaticano
Palacio del Santo Oficio
25 de mayo de 2018
A Su Eminencia Reverendísima
Señor Cardenal Reinhard Marx
Arzobispo de Múnich y Freising
Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana
Kardinal-Faulhaber Str. 7
D-80333 München
República Federal de Alemania
¡Eminencia, llustrísimo señor presidente!

Al término de nuestra fraterna conversación del 3 de mayo del 2018, sobre el documento “Mit Christus gehen…” [“Caminar con Cristo. Sobre el camino de la unidad. Matrimonios interconfesionales y participación común en la Eucaristía. Un subsidio pastoral de la Conferencia Episcopal Alemana”] hemos establecido juntos que yo informaría al Santo Padre respecto al encuentro.

Ya en la audiencia del 11 de mayo de 2018 hablé con el papa Francisco sobre nuestro encuentro y le entregué una síntesis de lo conversado. El 24 de mayo de 2018 discutí nuevamente la cuestión con el Santo Padre. Inmediatamente después de estos encuentros me gustaría darle a conocer los siguientes puntos, con el explícito consenso del Papa.

lunes, 4 de junio de 2018

Summi Pontifucatus - Primera encíclica del papa Pío XII


CARTA ENCÍCLICA
SUMMI PONTIFICATUS
DE NUESTRO SANTÍSIMO SEÑOR
PÍO
POR LA DIVINA PROVIDENCIA
PAPA XII
A LOS VENERABLES HERMANOS
PATRIARCAS, PRIMADOS, ARZOBISPOS, OBISPOS
Y DEMÁS ORDINARIOS LOCALES
EN PAZ Y EN COMUNIÓN CON LA SEDE APOSTÓLICA

20 de octubre de 1939



1. Dios, en su secreto designio, nos ha confiado, sin mérito alguno nuestro, la dignidad y las graves preocupaciones del supremo pontificado precisamente en el año en que se cumple el cuadragésimo aniversario de la consagración del género humano al Sacratísimo Corazón del Redentor, que nuestro inmortal predecesor León XIII intimó a todo el orbe, al declinar el pasado siglo, en los umbrales del Año Santo.

2. Con suma alegría e íntimo gozo acogimos entonces como mensaje del cielo la encíclica Annum Sacrum , precisamente cuando recién ordenados de sacerdote, habíamos podido recitar el Introibo ad altare Dei (Sal 42,4) . Y ¡con qué ardiente entusiasmo unimos nuestro corazón a los pensamientos y a las intenciones que animaban y guiaban aquel acto, llevado a cabo, no sin una especial providencia, por un Pontífice que con tan profunda agudeza conocía las necesidades y los males manifiestos y ocultos de su tiempo! Por esto, no podemos dejar de manifestar nuestro agradecimiento a la divina Providencia, que ha querido hacer coincidir nuestro primer año de pontificado con un recuerdo tan trascendental y querido de nuestro primer año de sacerdocio. Aprovechando de buena gana esta oportunidad, Nos queremos que el culto debido al Rey de reyes y al Señor de los señores (1Tim 6,15; Ap 19,16) sea como la plegaria introductoria de nuestro pontificado, cumpliendo así los deseos de nuestro santo predecesor. Sea este culto también el fundamento en que se apoyan y el propósito que pretenden tanto nuestra voluntad esperanzada como nuestra enseñanza y pastoral actividad, y, finalmente, el sufrimiento de los trabajos y penas, que consagramos exclusivamente a la difusión del reino de Cristo.

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter