jueves, 17 de agosto de 2017

Máximas de San Juan Bosco sobre la juventud

JUVENTUD



·                    El lazo principal que el demonio tiende a la juventud, es el ocio, origen funesto de todos los vicios.

·                    Mis queridos jóvenes, no os recomiendo penitencia, ni disciplinas, sino Trabajo, Trabajo, Trabajo. 

·                    El que lleva mala vida en su juventud, continúa generalmente así hasta la muerte, yendo a parar inevitablemente en el infierno.

·                    Hay tres clases de compañeros: unos buenos; otros malos, y otros, en fin, que no son ni lo uno ni lo otro. Debéis procurar la amistad de los primeros; ganaréis mucho huyendo completamente de los segundos; en cuanto a los últimos, tratadlos cuando os sea necesario, evitando toda familiaridad.

·                    La salvación del alma depende ordinariamente de la juventud.

·                    Si tus padres u otras personas de formación necesita experimentar la influencia benéfica, la dulzura que puede autoridad, quisiesen desviarte del darle la comprensión sacerdotal. camino a que Dios te llama, recuerda que debe obedecer a Dios antes que a los hombres.

martes, 15 de agosto de 2017

MUNIFICENTISSIMUS DEUS - Definición del Dogma de la Asunción de la Virgen - Pío XII

«MUNIFICENTISSIMUS DEUS»

CONSTITUCIÓN APOSTÓLICA
DE SU SANTITAD 
PÍO XII
SIERVO DE LOS SIERVOS DE DIOS

EN LA QUE
SE DEFINE COMO DOGMA DE FE
QUE LA VIRGEN MARÍA,
FUE ASUNTA EN CUERPO Y ALMA
A LA GLORIA CELESTE

1 noviembre 1950


 1. El munificentísimo Dios, que todo lo puede y cuyos planes providentes están hechos con sabiduría y amor, compensa en sus inescrutables designios, tanto en la vida de los pueblos como en la de los individuos, los dolores y las alegrías para que, por caminos diversos y de diversas maneras, todo coopere al bien de aquellos que le aman (cfr. Rom 8, 28).

2. Nuestro Pontificado, del mismo modo que la edad presente, está oprimido por grandes cuidados, preocupaciones y angustias, por las actuales gravísimas calamidades y la aberración de la verdad y de la virtud; pero nos es de gran consuelo ver que, mientras la fe católica se manifiesta en público cada vez más activa, se enciende cada día más la devoción hacia la Virgen Madre de Dios y casi en todas partes es estimulo y auspicio de una vida mejor y más santa, de donde resulta que, mientras la Santísima Virgen cumple amorosísimamente las funciones de madre hacia los redimidos por la sangre de Cristo, la mente y el corazón de los hijos se estimulan a una más amorosa contemplación de sus privilegios.

3. En efecto, Dios, que desde toda la eternidad mira a la Virgen María con particular y plenísima complacencia, «cuando vino la plenitud de los tiempos» (Gal 4, 4) ejecutó los planes de su providencia de tal modo que resplandecen en perfecta armonía los privilegios y las prerrogativas que con suma liberalidad le había concedido. Y si esta suma liberalidad y plena armonía de gracia fue siempre reconocida, y cada vez mejor penetrada por la Iglesia en el curso de los siglos, en nuestro tiempo ha sido puesta a mayor luz el privilegio de la Asunción corporal al cielo de la Virgen Madre de Dios, María.

4. Este privilegio resplandeció con nuevo fulgor desde que nuestro predecesor Pío IX, de inmortal memoria, definió solemnemente el dogma de la Inmaculada Concepción de la augusta Madre de Dios. Estos dos privilegios están, en efecto, estrechamente unidos entre sí. Cristo, con su muerte, venció la muerte y el pecado; y sobre el uno y sobre la otra reporta también la victoria en virtud de Cristo todo aquel que ha sido regenerado sobrenaturalmente por el bautismo. Pero por ley general, Dios no quiere conceder a los justos el pleno efecto de esta victoria sobre la muerte, sino cuando haya llegado el fin de los tiempos. Por eso también los cuerpos de los justos se disuelven después de la muerte, y sólo en el último día volverá a unirse cada uno con su propia alma gloriosa.

5. Pero de esta ley general quiso Dios que fuera exenta la bienaventurada Virgen Maria. Ella, por privilegio del todo singular, venció al pecado con su concepción inmaculada; por eso no estuvo sujeta a la ley de permanecer en la corrupción del sepulcro ni tuvo que esperar la redención de su cuerpo hasta el fin del mundo.
6. Por eso, cuando fue solemnemente definido que la Virgen Madre de Dios, María, estaba inmune de la mancha hereditaria de su concepción, los fieles se llenaron de una más viva esperanza de que cuanto antes fuera definido por el supremo magisterio de la Iglesia el dogma de la Asunción corporal al cielo de María Virgen.

7. Efectivamente, se vio que no sólo los fieles particulares, sino los representantes de naciones o de provincias eclesiásticas, y aun no pocos padres del Concilio Vaticano, pidieron con vivas instancias a la Sede Apostólica esta definición.

Innúmeras peticiones
8. Después, estas peticiones y votos no sólo no disminuyeron, sino que aumentaron de día en día en número e insistencia. En efecto, a este fin fueron promovidas cruzadas de oraciones; muchos y eximios teólogos intensificaron sus estudios sobre este tema, ya en privado, ya en los públicos ateneos eclesiásticos y en las otras escuelas destinadas a la enseñanza de las sagradas disciplinas; en muchas partes del orbe católico se celebraron congresos marianos, tanto nacionales como internacionales. Todos estos estudios e investigaciones pusieron más de relieve que en el depósito de la fe confiado a la Iglesia estaba contenida también la Asunción de María Virgen al cielo, y generalmente siguieron a ello peticiones en que se pedía instantemente a esta Sede Apostólica que esta verdad fuese solemnemente definida.

9. En esta piadosa competición, los fieles estuvieron admirablemente unidos con sus pastores, los cuales, en número verdaderamente impresionante, dirigieron peticiones semejantes a esta cátedra de San Pedro. Por eso, cuando fuimos elevados al trono del Sumo Pontificado, habían sido ya presentados a esta Sede Apostólica muchos millares de tales súplicas de todas partes de la tierra y por toda clase de personas: por nuestros amados hijos los cardenales del Sagrado Colegio, por venerables hermanos arzobispos y obispos de las diócesis y de las parroquias.
10. Por eso, mientras elevábamos a Dios ardientes plegarias para que infundiese en nuestra mente la luz del Espíritu Santo para decidir una causa tan importante, dimos especiales órdenes de que se iniciaran estudios más rigurosos sobre este asunto, y entretanto se recogiesen y ponderasen cuidadosamente todas las peticiones que, desde el tiempo de nuestro predecesor Pío IX, de feliz memoria, hasta nuestros días, habían sido enviadas a esta Sede Apostólica a propósito de la Asunción de la beatísima Virgen María al cielo1.

Encuesta oficial
11. Pero como se trataba de cosa de tanta importancia y gravedad, creímos oportuno pedir directamente y en forma oficial a todos los venerables hermanos en el Episcopado que nos expusiesen abiertamente su pensamiento. Por eso, el 1 de mayo de 1946 les dirigimos la carta Deiparae Virginis Mariae, en la que preguntábamos: «Si vosotros, venerables hermanos, en vuestra eximia sabiduría y prudencia, creéis que la Asunción corporal de la beatísima Virgen se puede proponer y definir como dogma de fe y si con vuestro clero y vuestro pueblo lo deseáis».

12. Y aquellos que «el Espíritu Santo ha puesto como obispos para regir la Iglesia de Dios» (Hch 20, 28) han dado a una y otra pregunta una respuesta casi unánimemente afirmativa. Este «singular consentimiento del Episcopado católico y de los fieles»2, al creer definible como dogma de fe la Asunción corporal al cielo de la Madre de Dios, presentándonos la enseñanza concorde del magisterio ordinario de la Iglesia y la fe concorde del pueblo cristiano, por él sostenida y dirigida, manifestó por sí mismo de modo cierto e infalible que tal privilegio es verdad revelada por Dios y contenida en aquel divino depósito que Cristo confió a su Esposa para que lo custodiase fielmente e infaliblemente lo declarase3. El magisterio de la Iglesia, no ciertamente por industria puramente humana, sino por la asistencia del Espíritu de Verdad (cfr. Jn 14, 26), y por eso infaliblemente, cumple su mandato de conservar perennemente puras e íntegras las verdades reveladas y las transmite sin contaminaciones, sin añadiduras, sin disminuciones. «En efecto, como enseña el Concilio Vaticano, a los sucesores de Pedro no fue prometido el Espíritu Santo para que, por su revelación, manifestasen una nueva doctrina, sino para que, con su asistencia, custodiasen inviolablemente y expresasen con fidelidad la revelación transmitida por los Apóstoles, o sea el depósito de la fe»4. Por eso, del consentimiento universal del magisterio ordinario de la Iglesia se deduce un argumento cierto y seguro para afirmar que la Asunción corporal de la bienaventurada Virgen María al cielo -la cual, en cuanto a la celestial glorificación del cuerpo virgíneo de la augusta Madre de Dios, no podía ser conocida por ninguna facultad humana con sus solas fuerzas naturales- es verdad revelada por Dios, y por eso todos los fieles de la Iglesia deben creerla con firmeza y fidelidad. Porque, como enseña el mismo Concilio Vaticano, «deben ser creídas por fe divina y católica todas. aquellas cosas que están contenidas en la palabra de Dios, escritas o transmitidas oralmente, y que la Iglesia, o con solemne juicio o con su ordinario y universal magisterio, propone a la creencia como reveladas por Dios» (De fide catholica, cap. 3).

13. De esta fe común de la Iglesia se tuvieron desde la antigüedad, a lo largo del curso de los siglos, varios testimonios, indicios y vestigios; y tal fe se fue manifestando cada vez con más claridad.

Consentimiento unánime

El valor de la virginidad de María, la Madre de Dios - Mons. Horacio Bózzoli

Carta Pastoral de Adviento del año 1987
del Arzobispo de Tucumán, Argentina,  
Monseñor Horacio Bózzoli,
en el marco del Año Mariano Universal.

Ante autores “católicos” que ponen en duda la verdad de fe definida que se refiere a la virginidad perpetua de la Santísima Madre de Dios, es necesario ubicar esta verdad en el conjunto de las verdades cristianas.


  
         Con ocasión de la justa libertad que el Concilio Vaticano II reconoció a la investigación teológica, algunos autores “católicos” -en una abusiva interpretación- adoptan una posición que minimiza y, entre otras cosas, pone en duda que la concepción virginal de Jesús pertenezca a la fe. (1)

         Otros afirman que la concepción virginal es un modo simbólico de describir la intervención divina en la historia humana, o una mera presentación literaria de la preexistencia divina del Verbo.

         Ante estas teorías peregrinas y estas dudas, ha de recordarse que la virginidad de María es una verdad de fe que debe entenderse en sentido propio.

         Esta fe es la que se expresa en los dos relatos evangélicos de Mateo y de Lucas, en los que, ciertamente, la concepción virginal se entiende en sentido físico. Y es un hecho conocido que esta fe fue profesada por la Iglesia desde la más remota antigüedad y fue proclamada en varias declaraciones del Magisterio, de Concilios y de Pontífices.

         No es el objeto de este aporte al Año Mariano hacer otro trabajo sobre los orígenes de esta fe (2), sino ubicar esta verdad en el conjunto de las verdades cristianas y determinar más claramente su alcance.


LA VIRGINIDAD DE MARIA Y LA IDENTIDAD DE JESÚS:
“Natus ex María Virgine”

         ¿Es una verdad importante la virginidad de María? Entre los que lo ponen en duda o la rechazan, algunos piensan que es una afirmación marginal, y que su negación no implica ningún daño a la fe cristiana; por tanto, no valdría la pena defenderla y podría ser sacrificada en atención al diálogo con los protestantes.

lunes, 14 de agosto de 2017

Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario 15 - Está queriendo ser glorificado - San Manuel González García

El CORAZÓN DE JESÚS ESTÁ
QUERIENDO SER GLORIFICADO EN SUS ABANDONOS
Estaban de pie junto a la Cruz (Jn 19,25)



La Pasión impedida
¡Qué buena traducción de las palabras con que el Evangelista describe la Obra de las Marías en el Calvario, me parece ésta:
El Corazón de Jesús necesita principalmente de sus Marías, no para que impidan la Pasión, sino para que lo glorifiquen en ella.
Las Marías y su Madre y Maestra, María santísima, ¿qué hicieron para impedir la Pasión? No se lee que le ahorrasen al Señor ni una caída, ni un solo golpe, ni un solo salivazo.
Nuestro corazón, dejado llevar de un sentimiento más humano que sobrenatural, quizás vería con más gusto a la Verónica tapando la boca que iba a escupir a su Señor con una fuerte bofetada, que enjugando después con su toca las salivas arrojadas a su rostro; tal vez se enardecería más ante la figura de la Magdalena arrancando varonilmente de la mano del verdugo la lanza con que iba a herir, o la caña con que iba a amargar a su Señor, que echada a los pies de su Cruz para que sobre ella cayeran las últimas gotas de la sangre divina... Y ¡qué!, ¿no cuadraba mejor con nuestro modo de pensar, de querer y de sentir, el que entre los golpes de los crucificadores y de las manos de su Hijo se hubieran interpuesto las manos de la Madre y entre la cara que recibe salivazos y bofetadas y los que se los arrojan, la cara de ella?

La Pasión glorificada
Y, sin embargo, no fue ésa la misión de las Marías en el Calvario. Ven, oyen, se les desgarra el alma de pena, de indignación, de compasión y según el Evangelio, no hacen más que esto: llorar, mirar, enjugar salivas, envolverlo en aromas y estarse allí...

La Milicia de la Inmaculada explicada por San Maximiliano María Kolbe

¿Por qué debemos recurrir a la Inmaculada de manera especial?
Sólo por María y nada más que por Ella podremos obtener la conversión de las almas. Dios, en su infinita bondad, estableció a Nuestra Santísima Madre como tesorera de todas las gracias, las cuales son derramadas sobre la tierra sólo a través de Ella. Es normal que pidamos estas gracias a Dios, pero es preciso hacerlo por mediación de la Inmaculada (Conf. 30/5/1933).
¿En qué consiste la “total consagración” a María?
Quisiéramos pertenecer a la Inmaculada de tal manera que no quede nada en nosotros que no le pertenezca, anonadarnos en Ella, ser transformados en Ella, ser “transubstanciados” en Ella, que no quede sino Ella… que seamos suyos como Ella es de Dios (Carta 12/4/1933).
¿Es suficiente este acto de total consagración?
El amor a la Inmaculada no consiste solamente en un acto de consagración, incluso si se lo reza con fervor, sino en sufrir muchas privaciones y en trabajar para Ella sin cesar (Carta 10/2/1937).
¿En qué difiere esta consagración de la “santa esclavitud”?
Todas las consagraciones a María, incluso la de San Luis María Grignion de Monfort, participan del espíritu de la MI. Si quisiéramos encontrar alguna diferencia, tendríamos que ahondar en las expresiones “como vuestro bien y vuestra propiedad”. Se puede decir que el esclavo (expresión de San Luis María) posee algún derecho personal, pero no se puede decir lo mismo de “bien” o de “propiedad”. Las expresiones serán tanto más conformes al espíritu de la MI cuanto más profundamente expresen el sentido de sacrificio de sí mismo y de oblación.
Las expresiones de siervo, hijo, esclavo, bien, propiedad, son bellas; pero nosotros quisiéramos algo más, desearíamos ser de la Inmaculada sin límite alguno. Una palabra unifica todas estas expresivas denominaciones y de las que tendríamos mucho para decir: ser de la Inmaculada (Carta 12/4/1933).
¿ Es indispensable hacer esta consagración?
Es importante distinguir en la MI lo esencial de lo accidental. No es esencial tal o cual forma de organización, sino la consagración de sí mismo a la Inmaculada, consagración incondicional e ilimitada; que el amor a la Inmaculada arda de tal manera en nosotros que las almas que nos rodean sean abrasadas por este fuego (Carta 13/12/1938).
¿Qué influencia tiene en nuestra vida esta consagración?

domingo, 13 de agosto de 2017

Cartas del diablo a su sobrino XIX - C.S. Lewis


XIX
Mi querido Orugario:
He pensado mucho acerca de la pregunta que me haces en tu última carta. Si, como he explicado claramente, todos los seres, por su propia naturaleza, se hacen la competencia, y, por tanto, la idea del Amor del Enemigo es una contradicción en sus términos, ¿qué pasa con mi reiterada advertencia de que Él realmente ama a los gusanos humanos y realmente desea su libertad y su existencia continua? Espero, mi querido muchacho, que no le hayas enseñado a nadie mis cartas. No es que importe, naturalmente. Cualquiera vería que la aparente herejía en que he caído es puramente accidental. Por cierto, espero que comprendieses, también, que algunas referencias aparentemente poco elogiosas a Bapalapo eran puramente en broma. En realidad, le tengo el mayor respeto. Y, por supuesto, algunas cosas que dije acerca de no escudarte de las autoridades no iban en serio. Puedes confiar en que me cuide de tus intereses. Pero guarda todo bajo siete llaves.
La verdad es que, por mero descuido, tuve el desliz de decir que el Enemigo ama realmente a los humanos. Lo cual, naturalmente, es imposible. Él es un ser; ellos son diferentes, y su bien no puede ser el de Él. Toda Su palabrería acerca del Amor debe ser un disfraz de otra cosa; debe tener algún motivo real para crearlos y ocuparse tanto de ellos. La razón por la que uno llega a hablar como si Él sintiese realmente este Amor imposible es nuestra absoluta incapacidad para descubrir ese motivo real. ¿Qué pretende conseguir de ellos? Esa es la cuestión insoluble. No creo que pueda hacer daño a nadie que te diga que precisamente este problema fue una de las causas principales de la disputa de Nuestro Padre con el Enemigo. Cuando se discutió por primera vez la creación del hombre y cuando, incluso en esa fase, el Enemigo confesó abiertamente que preveía un cierto episodio referente a una cruz. Nuestro Padre, muy lógicamente, solicitó una entrevista y pidió una explicación. El Enemigo no dio más respuesta que inventarse el camelo sobre el Amor desinteresado que desde entonces ha hecho circular. Naturalmente, Nuestro Padre no podía aceptar esto. Imploró al Enemigo que pusiese Sus cartas sobre la mesa, y Le dio todas las oportunidades posibles. Admitió que tenía verdadera necesidad de conocer el secreto; el Enemigo le replicó: "Quisiera con todo mi corazón que lo conocieses". Me imagino que fue en ese momento de la entrevista cuando el disgusto de Nuestro Padre por tan injustificada falta de confianza le hizo alejarse a una distancia infinita de Su Presencia, con una rapidez que ha dado lugar a la ridícula historia enemiga de que fue expulsado, a la fuerza, del Cielo. Desde entonces, hemos empezado a comprender por qué nuestro Opresor fue tan reservado. Su trono depende del secreto. Algunos miembros de Su partido han admitido con frecuencia que, si alguna vez llegásemos a comprender qué entiende Él por Amor, la guerra terminaría y volveríamos a entrar en el Cielo. Y en eso consiste la gran tarea. Sabemos que Él no puede amar realmente: nadie puede: no tiene sentido. ¡Si tan sólo pudiésemos averiguar qué es lo que realmente se propone! Hemos probado hipótesis tras hipótesis, y todavía no hemos podido descubrirlo. Sin embargo, no debemos perder nunca la esperanza; ten drías más y más complicadas, colecciones de datos más y más completas, mayores recompensas a los investigadores que hagan algún progreso, castigos más y más terribles para aquellos que fracasen, todo esto, seguido y acelerado hasta el mismo fin del tiempo, no puede, seguramente, dejar de tener éxito.

sábado, 12 de agosto de 2017

Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario 14 - Está transfigurando almas - San Manuel González García

El CORAZÓN DE JESÚS ESTÁ TRANSFIGURANDO ALMAS
Y se transfiguró (Mt 17,2)



He meditado el misterio de la Transfiguración de nuestro Señor Jesucristo delante del Sagrario, y ante mi alma han desfilado sus cuatro transfiguraciones.
Os las voy a expresar deseoso de que aprendáis a decir más oportunamente que san Pedro: «¡qué bien se está aquí, Señor!».

La transfiguración de la pobreza
Es la primera que observo en Jesucristo Hombre.
¿Quién adivinará al Jesucristo Verbo y Sabiduría de Dios, Majestad y grandeza infinita, en el Niñito desnudo de Belén, abrigado con las pajas que no han querido comer las bestias y acostado en un pesebre abandonado?
¿Quién acierta a descubrir grandezas de Rey y magnificencias de Dios en aquellas escaseces de la media noche de Belén?
Es que la pobreza, llevada a un rigor cual nadie la había probado, está transfigurando a Jesús.

La transfiguración del dolor
Y en la calle de la Amargura y en el Calvario a las tres de la tarde del Viernes, ¿quién se atreverá a asegurar que aquella llaga viva desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza, aquel gusano y no hombre, era el Hijo bello de la hermosa Nazarena y el más hermoso de los hijos de los hombres?
Es que el dolor, concentrado en una acerbidad inaudita, está transfigurando a Jesús.

La transfiguración de la humildad

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter