domingo, 3 de junio de 2018

Aclamaciones Eucarísticas


Aclamaciones Eucarísticas

tomadas del Ritual Romano de los Sacramentos


 
I.– A cada aclamación respondemos repitiéndola todos.
Bendito sea Dios
Bendito sea su santo nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre.
Bendito sea el nombre de Jesús.
Bendito sea su sacratísimo corazón.
Bendita sea su preciosísima sangre.
Bendito sea Jesús en el santísimo sacramento del altar.
Bendito sea el Espíritu Santo consolador.
Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su santa e inmaculada concepción. 
Bendita sea su gloriosa asunción.
Bendito sea el nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea san José, su castísimo esposo. 
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

II.– A cada aclamación respondemos todos: Dios sea bendito 

Sea bendito en su eternidad.
Sea bendito en su vida en tres Personas. 
Sea bendito en su creación.
Sea bendito en su Providencia.
Sea bendito en su designio de salvación.
Sea bendito por sus alianzas con los hombres. 
Sea bendito por habernos revelado su amor y su ley.
Sea bendito por habernos dado su Hijo único. 
Sea bendito por haber manifestado a su Hijo muy amado en su Bautismo y su Transfiguración.
Sea bendito por haber recibido el Espíritu de Jesús muriendo en la cruz.
Sea bendito por habernos perdonado en mérito a la inmolación del Cordero.
Sea bendito por habernos llamado a participar de su vida.
Sea bendito por habernos llamado hijos y lo somos.
Sea bendito por las pruebas a las cuales nos somete.
Sea bendito por las gracias que nos concede.



III.– A cada aclamación respondemos todos: Bendito sea el Nombre de Dios
Bendito sea su Nombre que es único.
Bendito sea su Nombre que es admirable. 
Bendito sea su Nombre que es: «el Altísimo». 
Bendito sea su Nombre que es: «El que es». 
Bendito sea su Nombre que es santo.
Bendito sea su Nombre que es temible. 
Bendito sea su Nombre que es muy suave. 
Bendito sea su Nombre que es: «Señor del universo».
Bendito sea su Nombre, en el que está nuestro auxilio.
Bendito sea su Nombre que es nuestro Redentor. 
Bendito sea su Nombre que es Abba, nuestro Padre.
Bendito sea su Nombre de misericordia.
Que su Nombre sea santificado en nuestros corazones.
Que su Nombre sea santificado en su Iglesia. 
Que su Nombre sea santificado en todos los pueblos.

IV.– A cada aclamación respondemos todos: Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre
Que sea bendito en su nacimiento eterno en el seno del Padre.
Que sea bendito en su encarnación por el Espíritu Santo y la Virgen María.
Que sea bendito por haberse hecho semejante a nosotros en todo menos en el pecado. 
Que sea bendito en su nacimiento en Belén. 
Que sea bendito por su vida de pobre y de trabajador en Nazaret.
Que sea bendito en el misterio de su bautismo. 
Que sea bendito en el misterio de su ayuno y de su tentación en el desierto.
Que sea bendito por haber conocido la fatiga, el hambre, la sed y la tristeza.
Que sea bendito por su predicación de la Buena Noticia.
Que sea bendito por sus signos de poder y de misericordia.
Que sea bendito por su amor y su obediencia hacia el Padre.
Que sea bendito por su predilección por los pecadores.
Que sea bendito en su pasión y su muerte en la Cruz.
Que sea bendito en su resurrección y su ascensión.
Que sea bendito por su eterna intercesión ante el Padre.
Que sea bendito en la espera de su regreso.



V. A cada aclamación respondemos todos: Bendito sea el Nombre de Jesús
Bendito sea su nombre: el Verbo de Dios.
Bendito sea su nombre de Emmanuel: Dios con nosotros.
Bendito sea su nombre de hijo de David. 
Bendito sea su nombre de Mesías.
Bendito sea su nombre de Enviado.
Bendito sea su nombre de Hijo del hombre. 
Bendito sea el nombre indicado por el ángel a María y a José.
Bendito sea el nombre que le fue dado ocho días después de su nacimiento.
Bendito sea su nombre, que nos promete la salvación.
Bendito sea su nombre de Cordero de Dios. 
Bendito sea su nombre, en el cual somos bautizados.
Bendito sea su nombre, inscrito sobre nuestras frentes.
Bendito sea su nombre, que nos reúne y le hace presente en medio de nosotros.
Bendito sea su nombre, que levanta la persecución del mundo.
Bendito sea su nombre, por el cual nuestras súplicas son atendidas.
Bendito sea su nombre, que nos devuelve el céntuplo de lo que le hemos entregado.
Bendito sea su nombre, que es Amén, el testigo fiel.

VI.– A cada aclamación respondemos todos: Bendito sea el Sagrado Corazón
Bendito sea el Corazón que nos revela el amor de Dios.
Bendito sea el Corazón que tanto amó al Padre. 
Bendito sea el Corazón que tanto amó a los hombres.
Bendito sea el Corazón que proclama las Bienaventuranzas.
Bendito sea el Corazón suave y humilde que aligera nuestra carga.
Bendito sea el Corazón que ofrece el perdón a los pecadores.
Bendito sea el Corazón que recibió tanta ingratitud a cambio de su amor.
Bendito sea el Corazón abierto por la lanza. 
Bendito sea el Corazón de donde surgió el agua del bautismo.
Bendito sea el Corazón de donde surgió la sangre de la nueva alianza.
Bendito sea el Corazón de donde nació la Iglesia, la nueva Eva.
Bendito sea el Corazón que nos ha dado a María por madre.

VII.– A cada aclamación respondemos todos: Bendita sea la preciosísima Sangre
Bendita sea la sangre de Jesús, nacido de la Virgen María.
Bendita sea la sangre que corrió en la circuncisión.
Bendita sea la sangre que corrió en Getsemaní. 
Bendita sea la sangre que corrió en la flagelación. 
Bendita sea la sangre que corrió de la cabeza coronada de espinas.
Bendita sea la sangre que corrió de las manos y los pies traspasados.
Bendita sea la sangre que corrió del costado abierto.
Bendita sea la sangre que nos lavó de nuestros pecados.
Bendita sea la sangre preciosa del Cordero sin mancha que nos liberó.
Bendita sea la sangre de la Cruz que nos ha reconciliado con Dios.
Bendita sea la sangre de la Cruz que nos estableció en la paz.
Bendita sea la sangre de Jesús que nos Purifica de todo pecado.
Bendita sea la sangre de Jesús que intercede por nosotros con más poder que la sangre de Abel. 
Bendita sea la sangre del cáliz derramada para el perdón de los pecados.
Bendito sea el cáliz de bendición que nos hace comulgar con la sangre de Cristo.
Bendita sea la sangre de la nueva y eterna alianza.

VIII.– A cada aclamación respondemos todos: Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del altar
Bendito sea el sacramento del pan y del vino, frutos de la tierra y del trabajo del hombre. 
Bendito sea el sacramento de la Pascua, inaugurado en la última Cena.
Bendito sea el sacramento del cuerpo y de la sangre de Jesús entregado por nosotros.
Bendito sea el sacramento de su amor. 
Bendito sea el sacramento del don de Dios que se convierte en nuestra ofrenda.
Bendito sea el sacramento de la caridad. 
Bendito sea el sacramento de nuestra reconciliación y de nuestra unidad.
Bendito sea el sacramento de la Iglesia una y santa.
Bendito sea el sacramento de la Iglesia universal, fundada sobre los Apóstoles.
Bendito sea el sacramento que une nuestras tribulaciones al sacrificio de Cristo.
Bendito sea el sacramento que da la vida, la fuerza y la alegría.
Bendito sea el sacramento que rescata y santifica al mundo.

IX.– A cada aclamación respondemos todos: Bendito sea el Espíritu Santo consolador
Bendito sea el Espíritu Santo, amor del Padre y del Hijo.
Bendito sea el Espíritu Santo que hizo hablar a los profetas.
Bendito sea el Espíritu Santo, por cuya intervención María fue Madre.
Bendito sea el Espíritu Santo, cuya unción consagró a Jesús Mesías y Profeta.
Bendito sea el Espíritu Santo, que Dios concede a nuestras oraciones.
Bendito sea el Espíritu Santo, que Jesús prometió como «otro Defensor».
Bendito sea el Espíritu Santo, que nos recuerda todo cuanto Jesús dijo.
Bendito sea el Espíritu Santo, que nos conduce a la totalidad de la verdad.
Bendito sea el Espíritu Santo, que hizo de los Apóstoles testigos de Jesús.
Bendito sea el Espíritu Santo, que reúne a todos los pueblos y a todas las lenguas. 
Bendito sea el Espíritu Santo, que nos es dado en el bautismo para nuestra vida de hijos de Dios. 
Bendito sea el Espíritu Santo, que nos es dado en la confirmación para el testimonio. 
Bendito sea el Espíritu Santo, que inspira las respuestas de los mártires.
Bendito sea el Espíritu Santo, por quien el pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Jesús.
Bendito sea el Espíritu Santo, por quien formamos un solo cuerpo comiendo un solo pan. 
Bendito sea el Espíritu Santo, por quien son perdonados nuestros pecados.
Bendito sea el Espíritu Santo, que por la imposición de las manos se da a los diáconos, a los sacerdotes y a los obispos.
Bendito sea el Espíritu Santo, por todos los dones que distribuye entre el pueblo de Dios. 
Bendito sea el Espíritu Santo, alma de la Iglesia. 
Bendito sea el Espíritu de amor, fuente de la caridad.

X.– A cada aclamación respondemos todos: Bendito sea Dios en sus ángeles y en sus santos
Bendito sea Dios en el cielo, donde los Ángeles cantan su gloria a una sola voz con nosotros.
Bendito sea Dios en el cielo, donde los Ángeles lo contemplan cara a cara.
Bendito sea Dios en el cielo, donde los Ángeles llevan nuestro sacrificio y nuestras oraciones. 
Bendito sea Dios que nos da el verdadero pan venido del cielo.
Bendito sea Dios por el sacrificio anunciado por Abel, Abraham y Melquisedec.
Bendito sea Dios por el sacramento recibido de los Apóstoles.
Bendito sea Dios por el sacramento que sostiene a los mártires.
Bendito sea Dios por el sacramento que nos dan los santos pastores.
Bendito sea Dios por el sacramento que protege a las vírgenes.
Bendito sea Dios por el sacramento que nos hace comulgar con todos los santos.
Bendito sea Dios por su banquete eterno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter