domingo, 21 de enero de 2018

Cosas Católicas 14 - La Santa Misa



La Santa Misa

Querido principiante:
En mi última carta mencioné que después de recibir la Eucaristía no deberías pensar demasiado en ti. Al leerlo quizá tu reacción haya sido: “bueno, yo no pienso en mí. No estoy pensando cómo tengo el pelo hoy o a qué santo debería parecerme ahora”. Pero pensar en ti mismo también incluye pensar sobre lo que vas a hacer después en el día o lo que has hecho antes, lo que esa persona te dijo o incluso cómo vas a evangelizar el mundo entero. Sobra decir, ¿estás pensando en ti o en Jesús?
La próxima vez que vayas a Misa detente cuando vuelvas a tu banco y pregúntate: ¿qué tipo de oración estoy haciendo ahora? ¿Cómo he recibido a este Huésped en mi casa? Y pide a Jesús (que está dentro de ti) que te ayude a rezar. Estará más que contento de hacerlo, estoy seguro, si al menos lo intentas.

Es el momento más importante de tu día. Sinceramente, Jesús se ha hecho Alimento para transformarte en Él. Habla con Él. Pregúntale si está contento de estar dentro de tu alma, si le agrada lo que encuentra allí. Y dale gracias. Habla con Él como San José lo hizo cuando lo cogía en brazos en Belén, como en brazos de su Madre después de morir en la cruz. Pídele que te llene con su gracia, amor y perdón. Dale gracias nuevamente. ¿Tienes una petición concreta, una angustia, una pregunta? Habla con Él. Es como estar en adoración con la excepción de que ahora eres tú la custodia.
Si no se te ocurre nada que decirle, dale gracias y lleva contigo un libro de meditaciones. Es verdad que hay poco tiempo antes de que el sacerdote continúe la Misa pero eso no significa que Jesús te deja cuando la Misa termina. Quédate un poco de tiempo -unos diez minutos- para darle gracias.
María Teresa González-Quevedo, una novicia que murió a la edad de 19 años, vio que era incapaz de captar el significado de la Presencia Eucarística en su alma. Así que se encomendó a Nuestra Madre y le pidió que diese gracias mientras que ella, María Teresa, hacía actos de amor lo mejor que podía.
De otro principiante, pero con muy buenos maestros.
HNA. MICHELLE KLOBE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter