lunes, 14 de agosto de 2017

Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario 15 - Está queriendo ser glorificado - San Manuel González García

El CORAZÓN DE JESÚS ESTÁ
QUERIENDO SER GLORIFICADO EN SUS ABANDONOS
Estaban de pie junto a la Cruz (Jn 19,25)



La Pasión impedida
¡Qué buena traducción de las palabras con que el Evangelista describe la Obra de las Marías en el Calvario, me parece ésta:
El Corazón de Jesús necesita principalmente de sus Marías, no para que impidan la Pasión, sino para que lo glorifiquen en ella.
Las Marías y su Madre y Maestra, María santísima, ¿qué hicieron para impedir la Pasión? No se lee que le ahorrasen al Señor ni una caída, ni un solo golpe, ni un solo salivazo.
Nuestro corazón, dejado llevar de un sentimiento más humano que sobrenatural, quizás vería con más gusto a la Verónica tapando la boca que iba a escupir a su Señor con una fuerte bofetada, que enjugando después con su toca las salivas arrojadas a su rostro; tal vez se enardecería más ante la figura de la Magdalena arrancando varonilmente de la mano del verdugo la lanza con que iba a herir, o la caña con que iba a amargar a su Señor, que echada a los pies de su Cruz para que sobre ella cayeran las últimas gotas de la sangre divina... Y ¡qué!, ¿no cuadraba mejor con nuestro modo de pensar, de querer y de sentir, el que entre los golpes de los crucificadores y de las manos de su Hijo se hubieran interpuesto las manos de la Madre y entre la cara que recibe salivazos y bofetadas y los que se los arrojan, la cara de ella?

La Pasión glorificada
Y, sin embargo, no fue ésa la misión de las Marías en el Calvario. Ven, oyen, se les desgarra el alma de pena, de indignación, de compasión y según el Evangelio, no hacen más que esto: llorar, mirar, enjugar salivas, envolverlo en aromas y estarse allí...

Marías, Discípulos, sucesores de aquellas Marías y de aquel único Discípulo fiel, ¡qué grande he sentido vuestra misión cerca de esos Calvarios que sobre cada Sagrario van levantando los sucesores de aquellos crucificadores!
Jesucristo no deja de padecer; más aun, en los inescrutables designios de Dios, entra que esté siempre, ¡qué pena!, siempre enhiesta la cruz del abandono y de la ingratitud sobre cada copón consagrado... La Pasión acompañará siempre a Jesús en sus caminos de la tierra..., ¿podéis cerrar bocas que le escupan, manos que le abofeteen?, hacedlo enhorabuena, pero sabed primero que así y todo la Pasión será la compañera del Jesús de vuestros Sagrarios y después, que lo que Él quiere principalmente de vosotras es que os pongáis allí, muy cerquita, muy pegaditas a Él, a hacerle lo mismo que vuestras hermanas mayores y vuestra Maestra, esto es, que le lloréis, que le miréis, que le sequéis las salivas, que le perfuméis y que os estéis allí...
Ése es vuestro oficio, ésa vuestra gran misión, darle gloria cuando vuestros hermanos los hombres le dan pasión.
¡Glorificadoras de los Sagrarios-Calvarios, que Dios os bendiga y os haga vivir siempre!
¡Maestra Inmaculada, enseña a tus Marías ese divino arte!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter