jueves, 18 de mayo de 2017

Apostolados menudos XVI (el apostolado de las dos varas) - San Manuel González García

El apostolado de las dos varas, ¿media o entera?

          Hace muchos años, cuando comenzó a alarmarnos la irrupción de la poca tela y del poco pudor de las mujeres con las faldas entrevés y cortas y las desnudeces de pecho y brazos, creí yo poner una pica en Flandes proponiendo a los amantes de la vergüenza el apostolado de la media vara... de tela a los trajes que se iban acortando y encogiendo.
          Al cabo de una porción de años de crecientes e inverosímiles acortamientos y encogimientos de tela y... de pudor, debo confesar que el apostolado de la media vara debe ser abolido por del todo insuficiente y sustituido por el de la vara entera y... no permita Dios que llegue a hacerse necesario el de las dos varas.
          ¡Que al paso que vamos, los salvajes de las selvas van a estar más cubiertos que nuestras elegantes civilizadas!


Las dos varas


Y ¡vaya! que para que no me tomen la delantera esta vez, desde luego, me decido por el Apostolado de las dos varas... ¡pero no de tela las dos! y permitidme que me enfade, que motivos sobran para arder de indignación.
          Dos varas, a saber: una real de tela para empalmarla a tanto medio vestido de niña y de mujer semidesnuda, y otra... ¿lo diré sin que se me asusten ni escandalicen mis sensibles y susceptibles aludidas?... otra simbólica, o sea, de corrección ¡así! que mida y decore las espaldas de tanto padre y marido y jefe que tolera, permite, aprueba, si no llega a imponer tiranamente a sus respectivas hijas, mujeres y súbditas la desnudez impúdica y bochornosa de la moda triunfante.


¿Razones?
 

Y si la alarma que os levanta el apostolado propuesto os deja todavía con ganas y serenidad para pedir y entender razones, os diré que el empleo de la primera vara, o sea, la de tela, no tiene duda que está justificadísimo y que es urgentísimo, si no es que la pobre sociedad en que  nos ha tocado vivir está llamado ya a sumergirse en los lagos de pestilente betún de Sodoma y Gomorra...     Y el empleo de la segunda, la de corrección, llámese multas, cárcel, exoneración de derechos civiles y familiares, inhabilitación social, algo que suprima y castigue esa ausencia de hombría, esa deserción de deberes elementales y sagrados, esa degradación y rebajamiento de carácter, esa incomprensible y monstruosa complicidad con la insensatez y la locura, ese trocar el alto oficio de padre y esposo, sacerdote del hogar, modelador de almas y forjador de caracteres, por el de paseantes y expositores de muñecas costosas, barnices, pinturas, bisuterías y dinamitas destructoras de la pureza y el pudor...

Condeno hechos y salvo las intenciones que a Dios sólo toca juzgar. Pero ante el hecho, hasta nuestros tiempos nunca visto, de la desnudez impúdica y provocativa de la esposa y la hija (sin duda más vanidosas y alocadas que malas), paseadas, exhibidas, y llevadas a bailes inverosímilmente indecorosos y repugnantes por los propios complacientes maridos y papás, hay que repetir la palabra del Espíritu Santo a los padres de familia: «El que perdona la vara, odia a su hijo».
          Y si sobre los hijos y los que del padre dependen no hay quien asiente ni esgrima la vara de la debida corrección, es preciso, es urgente que por quien tenga autoridad sobre los padres se impongan correcciones saludables y enérgicas que corten y remedien el mal de la moda impúdica que está minando los mismos fundamentos de la familia y de la sociedad.


Un caso fulminante de vara simbólica


          Los que lo presenciaron me cuentan un caso que bien merece ser consignado por la cruda ejemplaridad que reviste.
          Suben y entran en un tranvía un señor dando el brazo a una señora a la última moda de ropa de menos, coloretes de más y ausencia total de recato y pudor.
          Se sientan frente por frente a un veterano malagueño de tantos años como buen humor, que desde que entra la elegante no deja de mirarla desde los pies a la cabeza, con mirada entre socarrona y alarmada.
          Molesto por la insistencia del mirar, el que parecía marido, en el más agrio y descompuesto de los tonos, dice al curioso vecino:
          -¿Qué mira usted?
          Y sin descomponerse el interrogado y trocando la socarronería de la mirada en severidad de tono, responde:
          -Caballero, miro lo que usted me deja ver...  
          Un risa estrepitosa del público móvil y un ¡pare usted! dicho en seco al conductor por el descompuesto y mohino caballero, fueron el eco del estacazo tan oportunamente propinado al complaciente marido como incumplidor de sus deberes conyugales y sociales...


¡Apostolado de las dos varas... Apostolado de la vergüenza...!

¡Con qué prisa, con qué urgencia debe extenderse y aplicarse ese apostolado!
           Yo, que muchas veces he creído que el mundo se acababa por falta de calor de caridad y sobra de frío de egoísmo, hoy estoy convencido de que se acaba, se muere y se pudre y se lo comen los perros y los gusanos por ¡indigestión de lujuria y anemia de vergüenza!

...........................................................  
Almas temerosas de Dios y que aún hacéis caso de vuestros confesores, de vuestros obispos y del Papa, ¡a empuñar la vara que podáis, de tela para cubrir desnudeces grandes o chicas, primero en vosotras y después en los demás, y de corrección para impedirlas, cortarlas o desagraviarlas! Almas de Marías, de religiosas, de madres e hijas de familia, todavía buenas, que sentís pena de ver a Jesús tan lastimado y abofeteado por manos de mujer y ¡quizá como nunca lo hay sido! orad, mortificaos, ofreced desagravios, y, el mejor de todos, vuestro corazón y vuestra vida lo más purificados que podáis.
          ¡Se siente tan avergonzado Jesús sacramentado entre tantas desvergüenzas! de ¡HIJAS SUYAS!... ¡Os lo aseguro!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter