jueves, 5 de junio de 2014

Máximas de San Juan Bosco para los sacerdotes que confiesan

CONFESORES

·        Está siempre dispuesto para escuchar las confidencias de los que desearen confesarse contigo.

·        Procura alejar hasta la más lejana sospecha de que recuerdas lo que te dijeron en la confesión.
 

·        No haya ni sombra de parcialidad para quien se confiesa con uno prefiriéndolo a otro.
 

·        Acoged con amabilidad a toda clase de penitentes, pero en especial a los jóvenes. Ayudadles a exponer el estado de su conciencia, animadlos a frecuentar el santo Sacramento de la Penitencia. Este es el medio más seguro de tenerlos alejados del vicio. Poned todo vuestro esfuerzo en que practiquen los avisos que les deis para evitar las recaídas. Corregidlos con bondad; puesto que si los reprendéis con aspereza o no vendrán a buscaros más o bien ocultarán sus faltas por miedo a vuestro severo requerimiento.
 

·        Después de haber ganado la confianza de los jóvenes, indagad con delicadeza si sus confesiones pasadas fueron bien hechas. Autores célebres en moral ascética y de larga experiencia convienen en que, por lo general, las primeras confesiones de los niños suelen ser nulas o cuando menos defectuosas, por falta de instrucción o por omisiones voluntarias.
 

·        Invítese al joven a escudriñar bien el estado de su conciencia; particularmente desde los siete a los diez o doce años. En esta edad se tiene conocimiento de ciertas faltas, pero o no se hace caso de ellas o se ignora el modo de confesarlas. El confesor sea extremadamente prudente y de absoluta reserva; pero no omita aquellas preguntas que se refieren a la santa virtud de la modestia.
 

·        Cuando os solicitan para confesar, prestaos de buen grado y no uséis mal modo ni demostréis nunca impaciencia. Recibid a los niños con modales dulces y con grande afabilidad. No los reprendáis ni os asombréis por su ignorancia o por las cosas que os manifiesten en confesión.

 
·        Cuando uno fuera solicitado para atender las confesiones de los fieles, se puede interrumpir el santo Oficio y hacer más breve la preparación y la acción de gracias de la Misa, a fin de prestarse a ejercitar este sagrado ministerio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter